Terroríficos sustos en videojuegos que nadie vio venir

Atención, este artículo puede contener SPOILERS de varios juegos.

La fecha más especial del año para muchos está a punto de llegar, especialmente para los aficionados al terror. Estamos hablando de Halloween, el día del año en el que ir disfrazado de zombi y aporrear la puerta del vecino a medianoche pidiendo caramelos no es algo extraño. Pero también es una noche para disfrutar de obras terroríficas y hoy queremos ir calentando motores como es debido con una ración de terror del bueno.

Y es que lo que encontrarás en la lista que te hemos preparado para el día de hoy es una selección de sustos de lo más terroríficos que nos encontramos en los videojuegos, fueran o no juegos de miedo. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas personales y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias a través de la caja de comentarios, donde nos puedes explicar cuáles han sido los mayores sustos que te has llevado últimamente en el mundo de los videojuegos.

P.T. Demo

Seamos claros: todo en P.T. Demo (la demostración jugable de lo que iba a ser Silent Hills) es terrorífico, desde la ambientación hasta el fantasma que nos atormenta. Sin embargo, hay algunas cosas de la obra de Kojima que no esperábamos. Tras morir una vez y volver a aparecer en la habitación inicial una bolsa nos hablaba con una voz de ultratumba diciendo cosas indescifrables. Se nos puso la piel de gallina instantáneamente.

Max Payne

Pocos podrían soportar el asesinato de su esposa y su hija sin perder la cabeza. Eso es lo que le ocurre a Max Payne en las alucinaciones del videojuego homónimo. En ellas ya no somos un policía con una enorme destreza, sino que nos sentimos vulnerables ante bebés muertos, paredes sangrientas y todo tipo de horrores que no dejan de rodearnos sin que podamos hacer otra cosa que rezar para que se termine cuanto antes esa pesadilla.

Hellblade: Senua’s Sacrifice

Ninja Theory ha explorado las enfermedades mentales en el valiente Hellblade: Senua’s Sacrifice, de modo que es obvio pensar que el juego tendría elementos de terror. Lo que no esperábamos era que llegara a tal punto. En la parte previa al enfrentamiento contra la Bestia tenemos una parte de sustos increíblemente angustiosa. Senua debe mantenerse en la luz para estar a salvo de las garras de la Bestia, que ataca ferozmente.

Thief

La saga Thief ha coqueteado con el terror muchas veces, pero no lo hizo descaradamente hasta el reboot de 2014. En él se nos enseñaba a escondernos en las sombras y a robar todo lo posible, pero al llegar a la fase del manicomio de Moira todo cambiaba. Lo mejor allí era salir por patas para escapar cuanto antes de un lugar en el que no dejan de darnos sustos. Cambiar las reglas a veces sale de rechupete.

Alan Wake

El videojuego de Remedy fue una de las experiencias más gratas que tuvimos la pasada generación y todavía hoy se nos siguen poniendo los pelos de punta con algunos momentos del juego. Uno de ellos, por ejemplo, es aquel en el que tenemos que usar nuestra magnífica linterna para vencer a una excavadora. Como lo lees. Nadie la conduce y es ella sola la que trata de aplastarnos mientras nosotros le echamos encima toda la luz que podemos.

Daylight

No cabe duda de que Daylight no es un videojuego de terror destacado ni excesivamente conocido. Tampoco lo merece. Es flojo gráfica y sonoramente, y más todavía en cuestión de rendimiento. Pero los sustos que da son antológicos. Solo hay una forma de ahuyentar a las apariciones y es generando luz. Cuando escuchamos un sonido es que algo malo va a pasar y un buen susto nos vamos a llevar. Enciende una barra luminosa o una bengala y estarás a salvo.

 

Cerrar