Terroríficos videojuegos en los que no puedes defenderte de los peligros

El terror es muy subjetivo y cada persona teme cosas diferentes, pero lo cierto es que existen herramientas que, por lo general, sirven para aterrorizar a casi cualquier persona. Las películas de terror hacen uso de ellas, pero también los videojuegos, que logran aumentar esa sensación de pavor haciéndonos partícipes de la acción. Limitar nuestra munición es una forma de darnos más miedo, pero se puede ir incluso más allá.

De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy, pues lo que encontrarás a continuación es una selección de videojuegos de terror en los que no solo no teníamos poca munición, sino que no teníamos absolutamente nada para defendernos, por lo que la sensación de vulnerabilidad era extrema. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias a través de la caja de comentarios.

Outlast

Si pensamos en un videojuego de terror que no nos permita defendernos automáticamente se nos viene a la cabeza Outlast. Y es que el título de Red Barrels parece haber revolucionado el género y haber creado escuela (junto al P.T. de Kojima). Una vez que los enemigos nos han detectado no nos queda más remedio que salir escopetados de ahí y escondernos antes de que acaben con nuestra vida.

Soma

La ambientación de Soma es muy parecida a la de BioShock 1 y 2, y eso ya son suficientes puntos a favor. Por si fuera poco su historia es maravillosa (quizá una de las mejores de toda la generación) y consigue ponernos muy en tensión gracias a su jugabilidad. No tenemos nada para defendernos de los enemigos, que nos dañan con solo mirarles. Huir no basta, pues no podemos siquiera mirar en su dirección.

Layers of Fear

Este título de Bloober Team está más cerca del walking simulator que de cualquier otro género, pero lo cierto es que no tener ninguna herramienta con la que poder protegernos es verdaderamente angustioso. Los peligros son más psicológicos que otra cosa, pero la sensación de terror siempre está presente. Y es que cada vez que miramos fijamente a un lugar todo nuestro alrededor cambia y una extraña sensación nos recorre el cuerpo.

Amnesia: The Dark Descent

Antes mencionábamos a Soma, pero lo cierto es que sus desarrolladores, la gente de Frictional Games, ya tenían experiencia haciendo grandes videojuegos de terror, como demostraron con Amnesia: The Dark Descent. En él debíamos reconstruir nuestro pasado, pues no sabíamos cómo habíamos acabado en el terrorífico lugar en el que nos encontrábamos. Bajar a las profundidades, por mucho miedo que diera era la única solución.

Slender: The Eight Pages

La leyenda de Slender Man es por todos los amantes del terror conocida y su llegada a los videojuegos fue increíblemente aplaudida. Lo cierto es que los enemigos de Soma se parecen al propio Slender, que con solo mirarnos ya acaba con nuestra vida. Nuestro objetivo es conseguir las ocho páginas que hay distribuidas en cada nivel antes de que Slender nos localice y nos consuma. Una de las experiencias más tensas que encontrarás.

Silent Hill: Shattered Memories

Shattered Memories fue una especie de remake modificado del primer videojuego de la saga Silent Hill. Nadie esperaba mucho de él y lo cierto es que cumplió con las expectativas, y más teniendo en cuenta de dónde veíamos. En esta obra se apuesta por un terror más psicológico y no existe forma humana de defendernos, de modo que lo único que podemos hacer es huir de los peligros hasta que todo se haya tranquilizado.

Limbo

El título de Playdead no es el clásico juego de terror. Es una aventura plataformera de puzles en las que la atmósfera contribuye a crear esa pavorosa sensación. Lo que está claro es que no hay forma de defenderse por muy veloces o rápidos que sean los enemigos, de modo que no nos quedará más remedio que huir cuando sea necesario y hacer uso del ingenio y la lógica cuando la velocidad y la huida no sean una opción.

 

Cerrar