The Last of Us Parte II desarrollará la mutación del virus y esto es lo que puede significar

La secuela del título de Naughty Dog pretende buscar una mayor madurez con su propuesta.

the last of us parte ii arte

Hace unas semanas que se recibió la triste noticia del retraso de uno de los títulos más prometedores de lo que le resta de catálogo a PlayStation 4: The Last of Us Parte II. El momento de su llegada ha pasado del 21 de febrero al 29 de mayo, mientras Naughty Dog sigue trabajando en la propuesta y en sus opciones multijugador. Por el momento no se conocen muchos detalles del argumento de la secuela, aunque se han dado algunas pinceladas por parte de la compañía californiana y algunas de ellas hablan de explorar más la infección.

Neil Druckmann, director de la propuesta, aseguraba recientemente que «en el primer juego había mucha documentación sobre las diferentes etapas de la infección«, por lo que parece una evidencia que en esta secuela se profundizará en esas etapas del virus y en sus posibles mutaciones, debido a que han pasado algunos años desde los acontecimientos de la primera entrega protagonizada por Joel y Ellie. ¿Qué podría significar esta mutación de la infección?q Pues eso es precisamente en lo que quiero ahondar con este reportaje.

Qué puede ocurrir con la mutación del cordyceps en The Last of Us Parte II

temblor de ellie en the last of us part ii

El primero de los síntomas de un desarrollo de la infección ya lo ha mostrado la propia Naughty Dog: la aparición de mutaciones del virus en los infectados. No obstante, dudo que los únicos nuevos enemigos sean los que se han presentado hasta el momento, sino que habrá una mayor variedad, mostrando estados intermedios entre los que ya se vieron en la primera entrega. De hecho, ya se ha comentado que habrá un estado diferente de los denominados corredores, siendo más agresivos y peligrosos que en The Last of Us.

Pero, ¿afectaría esta evolución del virus únicamente a los infectados? No lo creo. Pienso que esta evolución también tendrá una implicación directa con los humanos, provocando que las esporas produzcan actitudes más violentas y que incluso al inhalarlas se pueda ver el proceso de conversión a infectado, donde los humanos serían más poderosos e irracionales, pero manteniendo las características de los no infectados. Esto podría traducirse incluso en el uso de armas de manera descontrolada, lo que afectaría de manera directa al gameplay. Otra opción bastante plausible es que también pueda afectar a animales, algo similar a lo visto en Days Gone, ahora que se sabe que The Last of Us Parte II incluirá perros en los clanes enemigos.

Por último, tengo la firme creencia de que la mutación también afectará directamente a Ellie. En el primer título, la inmunidad hacia el cordyceps le proporcionaba una fortaleza mayor a la que disponía la inocencia de su edad. Ahora que la joven ha crecido y madurado, necesita un elemento ante el que no sepa enfrentarse y, aunque deberá afrontar una gran pérdida, la eliminación de su inmunidad sería un elemento de lo más interesante. O incluso introducir un giro tan radical como que la mutación se vuelva contra ella, a causa de la mordedura que sufrió en Left Behind. Verla con máscara, protegiendo de las esporas, abre esta posibilidad, aunque se antoja algo improbable.

De este modo, aunque desde Naughty Dog ya se ha destacado que los elementos principales de The Last of Us Parte II serán el odio y la violencia, la mutación del virus también podría ser uno de sus grandes puntales para ofrecer algo novedoso en la secuela. El resultado del trabajo de la compañía podrá verse el 29 de mayo de 2020.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar