The Last of Us tiene esta historia oculta en la que nunca te fijaste

The Last of Us y su maravillosa historia oculta

No es nada nuevo que los videojuegos nos inviten a recoger coleccionables para desbloquear recompensas adicionales o conseguir logros o trofeos. Sin embargo, los coleccionables que nos cuentan historias son, por desgracia, algo menos comunes. En la obra maestra de Naughty Dog The Last of Us encontramos de los dos tipos: colgantes de Luciérnagas que solo sirven como incentivo y notas que nos narran historias.

A estas notas contribuye también una cuidada narrativa ambiental (elementos que vemos en los escenarios y que nos cuentan cosas de esos lugares sin necesidad de utilizar palabras) que podemos observar en todos su esplendor en el capítulo Suburbios del juego, el que se desarrolla en las alcantarillas después del reencuentro de Joel y Ellie con Henry y Sam tras haber conseguido salir ilesos de la peligrosa Pittsburgh.

La historia oculta que hoy te contamos comienza antes de entrar en las alcantarillas y tiene como protagonista a un hombre llamado Ish. Según se nos explica gracias a las notas que encontramos durante esta fase de The Last of Us, Ish pasó mucho tiempo en el mar, navegando con el barco que vemos encallado en la playa. Fue entonces cuando decidió asentarse en las alcantarillas y construirse un sistema de seguridad que le alertara de posibles peligros.

Ante la escasez de suministros, Ish decidió salir de las alcantarillas y buscar en los suburbios colindantes, donde encontró a una familia que, para su sorpresa, no le disparó nada más verle. Los nombres de la pareja eran Kyle y Susan, que también tenían hijos pequeños. Las relaciones se fueron intensificando hasta que Ish acabó diciéndoles que se asentaran con él en “sus” alcantarillas. Ellos aceptaron para tener más seguridad.

Lamentablemente la seguridad de la próspera comunidad que habían forjado allí y que había ido aumentado sus miembros no duró mucho tiempo. En un momento indeterminado, alguien cometió un error y dejó abierta una de las entradas, por lo que los infectados acabaron accediendo a las alcantarillas, provocando las consecuencias que todos podemos imaginar: terror, muerte y desesperanza.

En un momento de desesperación, Kyle y dos niños lograron encerrarse en una habitación. Sin embargo, el pavor de un destino mucho peor hizo que Kyle cargara su revólver y matara a los niños antes de quitarse la vida a sí mismo. Por otro lado, Ish, Susan y otros niños consiguieron escapar del lugar, no sin antes poner barricadas en los accesos a las alcantarillas para que los infectados no pudieran darles caza.

Según se da a entender en otra de las notas, más tarde Ish pudo regresar al interior de las alcantarillas donde vio lo que tuvo que hacer Kyle para evitar una muerte más espeluznante. Es el propio Ish quien le cuenta a Susan el destino de su marido y también quien evita que tenga que volver a entrar para que no sufra más de lo debido. En una última nota se nos explica la conclusión de esta historia oculta.

Ish, Susan y algunos niños consiguieron asentarse en los suburbios colindantes. Allí Ish, en su nota final, dice que debe ser fuerte para poder proteger a todos ellos, pero no tenemos más información sobre cómo terminó su vida. Tal vez consiguieran sobrevivir en otro lugar (Joel y Ellie nunca llegan a cruzarse con ellos) o, tristemente, acabaran muriendo como consecuencia de los horrores que asolan el mundo de The Last of Us.

Aunque la obra de Naughty Dog esconde otros muchos secretos e historias dignas de dar a conocer, la de Ish y las alcantarillas es probablemente la más dramática y compleja. No obstante, ya que The Last of Us está lleno de curiosidades, si deseas conocer más sobre uno de los mejores videojuegos de los últimos años tan solo debes hacérnoslo saber para que sigamos profundizando en él. Al menos hasta que The Last of Us: Part II esté disponible y nos permita conocer más sobre este universo.

Cerrar