The Legend of Zelda: Así fue el peculiar origen de la mítica saga

The Legend of Zelda: Así fue el peculiar origen de la mítica saga

Solo unos cuantos nombres tienen la fortuna de poder decir que son los verdaderos baluartes de la industria del videojuego. The Legend of Zelda es uno de ellos, pues lleva más de treinta años deleitándonos con aventuras inolvidables que hemos podido vivir en todas y cada una de las consolas de Nintendo. Breath of the Wild ha sido el último logro de la franquicia y hoy queremos rendirle homenaje con un artículo conmemorativo.

Y es que son muchos los que conocen la actualidad de The Legend of Zelda, pero el paso del tiempo podría haber borrado los recuerdos de cómo fue su peculiar comienzo. Los primeros pasos siempre son difíciles y lo cierto es que para una de las sagas estrella de la Gran N no fue diferente. A continuación comentaremos algunas de las curiosidades más interesantes de cómo se forjó la leyenda de una serie inolvidable.

Lo más peculiar de esta historia es que, en cierto modo, está inspirada en la infancia de Shigeru Miyamoto, su legendario creador. Durante su niñez, los padres de Miyamoto atravesaban una complicada situación económica, lo que hizo que el pequeño Shigeru no tuviera casi juguetes ni tampoco pudiera entretenerse con una televisión. Es por ello que el nipón solía salir de casa a explorar los alrededores para vivir sus propias aventuras.

En una de ellas se encontró con un agujero muy oscuro, por lo que al día siguiente decidió acudir con una linterna para descubrir qué había ahí. Lo que halló fue una especia de sistema de cavernas subterráneo, una idea que le acompañaría siempre y que comenzaría a ser los cimientos de The Legend of Zelda. Por otro lado, el primer nombre que se concibió para la franquicia era The Hyrule Fantasy, pues iba a estar más cerca de la exploración que de una aventura con un objetivo concreto.

De hecho se le llegó a conocer de este modo, pero en Estados Unidos se acabó adoptando el subtítulo del juego, The Legend of Zelda, como el nombre principal, tal vez porque resultaba más atractivo y tenía un toque de misterio. Durante muchos años ese título le ha traído algunos quebraderos de cabeza a los responsables de la saga, pues mucha gente sigue pensando que el nombre del protagonista es Zelda y no Link.

Aunque la exploración siempre estuvo en la mente de Shigeru Miyamoto lo cierto es que el concepto inicial de The Legend of Zelda era muy distinto a lo que ahora conocemos. En un primer momento el creativo japonés tenía pensado que la saga estuviera enmarcada en una ambientación de ciencia ficción en el que hubiera láseres, pistolas, viajes en el tiempo y microchips en lugar de fragmentos de la Trifuerza.

De hecho iba a haber un Hyrule del presente y otro del futuro y los viajes temporales serían una constante. De ahí surgió el nombre de Link, pues el protagonista actuaba de enlace entre estos dos mundos. Finalmente, no cabe duda de que las mazmorras son una parte fundamental de la franquicia The Legend of Zelda. Tanto es así que al comienzo iban a ser todavía más importantes de lo que acabaron siendo.

Y es que durante un tiempo el Zelda original fue concebido como un editor de mazmorras, de modo que cada jugador pudiera crear las suyas propias e intentar resolverlas, al estilo de lo que fue hace unos años Super Mario Maker. Sin embargo al final se decidió diseñar mazmorras de calidad para que los usuarios tuvieran que resolverlas haciendo uso de su ingenio y de su habilidad a los mandos.

Como ves la franquicia The Legend of Zelda tuvo unos orígenes de lo más peculiares y, afortunadamente, acabó tomando el camino que hoy todos conocen y reconocen. Y es que no es fácil acabar siendo uno de los emblemas del mundo de los videojuegos. Si te ha gustado el artículo o te ha resultado de interés háznoslo saber en la caja de comentarios para que lo tengamos presente para futuros artículos, pues queda mucho por explorar del maravilloso mundo de Zelda.

Publicaciones relacionadas

Cerrar