The Legend of Zelda: Así ha cambiado la saga con el paso del tiempo

The Legend of Zelda: Así ha cambiado la saga con el paso del tiempo

El 30 aniversario de la franquicia The Legend of Zelda es un buen momento para echar la vista atrás comprobar cómo ha evolucionado la franquicia desde sus inicios, en 1986 con el título original para Nintendo Entertainment System. Con los años, la saga pasó por diversas plataformas y muy diferentes propuestas hasta alcanzar lo que es hoy.

El próximo lanzamiento de la saga es, como seguro sabrás, The Legend of Zelda: Breath of the Wild, que implementará un buen puñado de detalles que solo los fans sabrán apreciar como es debido. Entre ellas, el ciclo día/noche, que pese a no tratarse de una novedad será mucho más complejo que en entregas anteriores.

El motivo es que, en esta nueva aventura la momento del día incidirá directamente en el entorno de Link. Sin más, comenzamos este nostálgico repaso por una de las grandes sagas de la casa Nintendo, que ha evolucionado de manera muy llamativa con cada nueva propuesta, que ahora recordamos:

The Legend of Zelda (1986): En el año 1986, de la mano de Shigeru Miyamoto, llegaba la primera de una larga saga que tantas alegrías supuso para Nintendo. El juego, el primero en el que el jugador pudo guardar partida, fue lanzado para Nintendo Entertainment System.

Zelda II: The Adventure of Link (1987): Menos de un año después llegó esta secuela, que en general se consideró la más difícil de la franquicia. El cambio más llamativo fue la adopción de la perspectiva lateral, además de un considerable aumento de los puzles.

The Legend of Zelda: A Link to the Past (1991): Esta salto a Super Nintendo le vino muy bien a un juego que ofreció unos gráficos considerablemente superiores a sus predecesores. Además, el título recuperó la esencia del original introduciendo nuevamente la perspectiva vertical.

The Legend of Zelda: Ocarina of Time (1998): Tras siete años llegó la nueva entrega de la franquicia, que en esta ocasión se lanzó para Nintendo 64 para aprovechar el diseño en tres dimensiones. Asimismo, se introdujo la vista en tercera persona que tanta influencia tuvo después en la saga.

The Legend of Zelda: Majora's Mask (2000): Una auténtica rareza en el universo Zelda. En esta ocasión, se nos presentaba una dimensión alternativa donde un máscara quería destruir el mundo, algo que por supuesto debíamos impedir. Sin embargo, todo se complicaba con un reloj que tan solo nos daba 72 horas para cumplir la misión.

The Legend of Zelda: The Wind Waker (2002): La nueva entrega, que llegó a GamecCb cuatro años después, no fue del gusto de todos los usuarios. El motivo fue su diseño artístico estilo cartoon, que difería mucho del tono realista que muchos querían para la saga.

The Legend of Zelda: Twilight Princess (2006): Ese deseo se cumplió, sin embargo, en el siguiente título de la franquicia, lanzado simultáneamente en GameCub y la nueva Wii. Su mayor novedad fue la posibilidad de transformar a Link en lobo, como puedes ver en la imagen inferior.

The Legend of Zelda: Skyward Sword (2011): Fue el única exclusivo de Wii, aprovechando por tanto un control por movimiento, que requería obligatoriamente el uso de Wii MotionPlus y que no se llevó demasiados alagos. Al parecer, se requería una gran precisión y el combate se convertía en algo quizás demasiado complejo. 

The Legend of Zelda: Breath of the Wild (2017): Se trata del último título de la saga, cuyo lanzamiento se estima para el próximo año. Sus posibilidades de exploración, en un gigantesco mundo abierto, se antojan del todo interesantes para los usuarios de Wii U y de la próxima consola de la compañía, Nintendo NX.

Cerrar