The Legend of Zelda: Breath of the Wild tuvo problemas para implementar su ciclo día y noche

The Legend of Zelda: Breath of the Wild tuvo problemas para implementar su ciclo día y noche

The Legend of Zelda: Breath of the Wild tuvo problemas para incluir el ciclo de día y noche. El productor de la serie Zelda, Eiji Aonuma, así lo confirma, y al parecer fue algo que trajo de cabeza a los desarrolladores del juego. Es extraño que una característica que ya hemos visto en otras entregas de Zelda resulte ahora uno de los grandes problemas por los que este nuevo título de la franquicia ha sufrido un retraso en su lanzamiento.

Sin embargo, en esta ocasión, este cambio afectará más al entorno que en otros juegos de Zelda y la jugabilidad también cambiará según sea de día o de noche. Al parecer, habrá enemigos que por la noche duerman y la temperatura descenderá al esconderse el sol, algo que causará un impacto en la salud de Link.

Aonuma explicó las razonas concretas sobre la dificultar de implementar el ciclo día/noche en una entrevista que concedió a la revista EDGE: “No queríamos crear algo que fuera oscuro y escalofriante. He estado en lo alto de una montaña y he contemplado las estrellas; estaba todo oscuro, pero la luz de las estrellas creaba un ambiente algo más luminoso. Quería que la noche del juego fuera algo así. En la oscuridad del juego hay ciertos elementos que brillan para que el jugador pueda usarlos y encontrar de nuevo su camino”.

Cerrar