The Legend of Zelda: Cinco momentos bastante oscuros de la saga

Cinco momentos bastante oscuros de la saga Zelda

The Legend of Zelda, la saga de Nintendo, ha vuelto por sus fueros con Breath of the Wild. Un juego en el que seguro que volveremos a tener acción, emoción, épica, y quien sabe si algún momento especialmente traumático y que nos torture por los siglos de los siglos cuando tomemos conciencia de él, como es lo tradicional en varias entregas de la saga. ¿Cómo, que no sabes a qué nos referimos? Oh, seguro que sí lo sabes. Otra cosa es que no quieras recordar sus momentos oscuros.

Pero para eso está aquí Dorkly, para mirarte fijamente y clavarte sus pupilas frías y sin sombra alguna de remordimiento y hacerte recordar, recordar para que jamás olvides. Recordar que The Legend of Zelda esconde tragedias, y no pocas. Como poco, cinco. Las que vas a leer a continuación, bien trufadas, claro está, de spoilers del tamaño de Hyrule. Si no quieres arriesgarte a ellos y seguir feliz en la ignorancia, nos vemos en otra noticia. Pero si no temes a la verdad, prepárate a descender al infierno:



El Link de Ocarina of Time tiene un trágico destino: The Legend of Zelda: Ocarina of Time marca un punto de inflexión en la cronología de la serie, y es que sus posbiles finales hacen que ésta se bifurque. Una de las posibilidades da pie a The Legend of Zelda: Twilight Princess, donde recordarás que un espectral guerrero enseña al nuevo Link todo lo que necesita saber para el combate. Un espectro que afirma que una vez fue un héroe… Pero para que todo quede claro, el libro Hyrule Historia te lo confirma oficialmente: Es el Link de Ocarina of Time.



Completar Link’s Awakening supone matar a todos: Al final de esta entrega de The Legend of Zelda para Game Boy se descubre que en realidad los habitantes de Koholit son solo manifestaciones del sueño de Link y del Pez Viento. Si Link consigue despertarlo y despertarse a sí mismo, completará su misión… pero condenará a un pueblo entero a ser borrado de la existencia. Bueno, con una única excepción en el final óptimo…



Midna corta por lo sano su amistad para siempre: La conclusión de Twilight Princess muestra que, tras los esfuerzos de Link y Midna, la susodicha Princesa del Crepúsculo, todo vuelve a como debía ser, Zelda vuelve a estar a salvo, Link está feliz, Midna está feliz, todos son felices, pero cada mochuelo debe volver a su olivo. No pasa nada, porque hay una puerta dimensional que conecta Hyrule con el mundo de Midna y por la que podrá volver siempre que quiera. Así que lo primero que hace Midna es… cerrarlo para siempre. La razón es que mientras exista el portal, Hyrule no estará a salvo.



Ganondorf hace lo que hace por un propósito: En Wind Waker, el propio villano le cuenta a Link que hay un motivo más allá del ansia de poder para completar la Trifuerza. Su hogar, el Desierto de Gerudo, es un sitio maldito en el que la vida es quizá no imposible pero sí durísima. En cambio, Hyrule es un vergel. Así que Ganondorf quiere el poder de la Trifuerza para equilibrar un poco las cosas. ¿Y qué hace Link? Hundirle su espada en la cabeza. Muy heróico…



Majora’s Mask contiene amor y tragedia: En la segunda entrega para Nintendo 64, Link busca a “una amiga perdida hace mucho”. Esta sería Navi, el hada que viajaba a su lado en Ocarina of Time. El hada que está enamorada de Link. Pero por motivos obvios, es un amor condenado al fracaso. Y aunque no fuera así, Link no encuentra a Navi al final de Majora’s Mask. Su destino no está claro. Pero mientras tú disfrutas a los mandos, dos corazones sufren…

Cerrar