The Legend of Zelda: Link y Zelda están inspirados en personajes que no esperas

The Legend of Zelda: Link y Zelda están inspirados en personajes que no esperas

El tiempo pasa para todos y por ello no es meritorio que la saga The Legend of Zelda ya tenga más de treinta años a sus espaldas. Lo que sí es meritorio es que la franquicia creada por Shigeru Miyamoto y Nintendo haya mantenido la calidad de sus videojuegos a lo largo de esas tres décadas. Y es que este mismo año hemos podido disfrutar de The Legend of Zelda: Breath of the Wild, para muchos el mejor juego del todo el 2017.

Sin embargo las mayores curiosidades de la serie, como ocurre con casi todas las sagas del mundo del ocio electrónico, se encuentran en el desarrollo de la primera entrega, pues es donde todo empezaba a cobrar forma. De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy en las líneas que te dejamos a continuación, concretamente sobre el peculiar origen de los dos protagonistas: Link y Zelda.

En alguna que otra ocasión ya hemos comentado que las aventuras de Link están basadas, en cierto modo, en la infancia de Miyamoto, pero lo cierto es que el personaje protagonista de la franquicia tiene un aspecto que no se puede pasar por alto. Viste de verde, tiene orejas puntiagudas, no tiene padres y a menudo está acompañado por hadas que le ayudan en sus travesías. Efectivamente, Link está inspirado en Peter Pan.

El propio Shigeru Miyamoto lo ha reconocido en alguna ocasión, concretamente haciendo referencia al Peter Pan de la película de animación de Walt Disney. Pero lo cierto es que la más curiosa y sorprendente inspiración de la saga The Legend of Zelda corresponde al personaje que precisamente da nombre a la franquicia, la Princesa Zelda. Miyamoto quería una princesa envuelta en un halo de misterio y fascinación.

Y la encontró en Zelda Fitzgerald, esposa de F. Scott Fitzgerald, autor de El gran Gatsby y gran símbolo feminista a partir de la publicación de Zelda: A Biography en la década de 1970. Fitzerald se convirtió en el símbolo perfecto para encarnar a esa princesa que Miyamoto tanto estaba buscando. Su figura encajaba tan bien en el personaje que escogió su nombre a pesar de la dificultad que tendrían los japoneses para pronunciarlo.

Como ves, las curiosidades sobre la saga The Legend of Zelda nunca dejan de sorprendernos, pues una franquicia con más de treinta años de trayectoria e historia siempre tiene nuevas cosas que contar. Si te ha gustado el artículo y quieres que hagamos más sobre la saga de Nintendo no tienes más que hacérnoslo saber a través de la caja de comentarios para que lo tengamos en consideración para futuros textos.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar