The Legend of Zelda: Ocarina of Time tiene algunas curiosidades que quizá no sepas

Aunque parezca imposible de creer ya han pasado casi veinte años desde que The Legend of Zelda lanzó su entrega más legendaria. Hablamos de Ocarina of Time, que no solo revolucionó la saga de Nintendo y el catálogo de Nintendo 64, sino que se convirtió de forma instantánea en uno de los mejores videojuegos que había dado la industria del ocio electrónico hasta la fecha. De hecho, algunos lo siguen sosteniendo.

Un videojuego tan grande, tan profundo y tan emblemático no puede ser superfluo y, desde luego, Ocarina of Time no lo es. En sus entresijos encontramos curiosidades de lo más interesantes, que van desde sus orígenes, pasando por su desarrollo hasta llegar al propio videojuego final, que también ocultaba algunas fantásticas características. De todo ello y mucho más es de lo que queremos hablarte en el reportaje del día de hoy.

Uno de los principales factores diferenciales de Ocarina of Time con respecto a anteriores entregas de la saga es que esta le daba una mayor importancia a la historia, algo que hasta ese momento no había preocupado en demasía ni a Nintendo ni a los propios fans de las aventuras de Link. Una buena muestra de ello eran sus primeros pósters, que recordaban a películas clásicas del cine hollywoodiense, pero también su villano.

De hecho, Ganondorf volvía a ser el enemigo número uno de Link en este videojuego, pero aparecía como nunca antes lo había hecho. Tenía forma humana, una altura aproximada de 2,30 metros, la espalda ligeramente encorvada y rasgos de ave en su cara. Todo ello hacía de él un personaje temible, más teniendo en cuenta que Link tan solo es un joven, por lo que superar a un peligro de esa envergadura era verdaderamente terrorífico.

Resulta curioso que Nintendo valorara en las etapas iniciales del desarrollo de Ocarina of Time optar por una perspectiva en primera persona, algo en lo que la franquicia nunca había caído y que, de hecho, a día de hoy, sigue sin utilizar. Finalmente se descartó por un motivo concreto: querían que se vieran a simple vista las diferencias entre el Link de niño y el Link de joven, y en primera persona era imposible verlo con claridad.

No cabe duda de que Ocarina of Time tiene algunos toques que no son para todos los públicos, pero el organismo de calificación por edades de los Estados Unidos estuvo a punto de aumentar la edad recomendada para los compradores del videojuego. El motivo era la sangre roja que aparecía, de modo que la Gran N optó por cambiarla de color y al final tuvimos sangre verde. Una buena forma de “engañar” al ESRB.

Como ves, los videojuegos mejor considerados de todos los tiempos tienen algunas curiosidades que aunque son sabidas por los más acérrimos se le escapan a muchos fans. Esa es precisamente nuestra intención con este tipo de reportajes, acercarte algunos secretos que puedas desconocer de obras tan enormes como Ocarina of Time. Si te gusta este tipo de artículo te invitamos a que nos lo hagas saber a través de la caja de comentarios.

Publicaciones relacionadas

Cerrar