The Walking Dead: La reacción de una madre a la víctima de Negan se vuelve viral

The Walking Dead: La reacción de una madre a su estreno se vuelve viral

Hay quien ve The Walking Dead y no pasa de ahí, y hay quien se acomoda en su butaca y disfruta de The Walking Dead, paladeando cada detalle de cada episodio, fijándose en cualquier aspecto posible y luego comentándolo con los amigos. Y por último, hay quien vive The Walking Dead. Esta señora, por ejemplo, lo vive. Ha vivido el estreno de la séptima temporada y ha vivido uno de los momentos más duros de la serie por su saña. Tanto que su reacción está dando la vuelta a Internet haciéndose viral. Y contiene serios spoilers, así que precaución.

Este vídeo de TheSalsaGamer con más de 200.000 visualizaciones en lo que va de semana muestra a la señora en cuestión, no sabemos si su madre o la madre de un tercero, que ya se muestra impaciente antes del inicio: “¡¿A quién coño han matado?!”, exclama la mujer mientras el autor del vídeo le dice que hay que esperar, algo que la buena señora no lleva muy bien. “Te odio”, le dice a Negan, “no se a quién has matado, pero te odio”, declama esta mujer tras dedicarle insultos como “maricón” y “cabronazo” previamente. “¡Y será mejor que no sea Daryl!”, amenaza. Intenso, pero sólo estamos empezando.

“¿Y Daryl? ¿Dónde está Daryl?”, pregunta preocupada. Algo nos dice que es su personaje favorito. El drama comienza de verdad cuando Lucille atrerriza sobre la primera de las cabezas. “¡Es Abraham! ¡Es Abraham! ¡Oh, Dios mío, Dios te bendiga! ¡Alguien más tiene que detenerlo! ¡Cabrón! ¡Cabrón! Oh, Dios mío, Abraham. Daryl tiene que detenerlo… No… ¡Te odio! ¡Eres malvado! ¡Eres un enfermo! ¡Eres un puto enfermo cabrón y te mataría sin dudarlo! ¡Ven a mi ciudad donde pueda verte, hijo de puta!”, declama la mujer rematando con la exhibición del dedo corazón a la tele. Ojo, porque hay más improperios en la siguiente página.

La tragedia se puede mascar en el ambiente y aún queda otra cocorota que cascar. Pero antes Daryl es reducido y capturado ante las desesperación genuina de esta madre: “¡Nooooo! ¡Te lo dije, te dije que había más de uno! ¿Por qué lo has hecho, Daryl?”. El sufrimiento de la mujer es desgarrador, pero aún le queda por ver. La segunda ejecución le arranca alaridos y lloros desconsolados. “¡Oh, Dios mío, mira su ojo! ¡Oh, cielos, oh no, Glenn, oh, no! ¡Te quiero! ¡Oh, Dios mío! [sollozo] Te odio, vas a morir a lo grande [señalando a Negan]”. El amor de una madre es incondicional, ya sea hacia sus hijos o hacia los personajes de su serie favorita. ¿Se le habrá pasado el sofoco?

Publicaciones relacionadas

Cerrar