The Witcher 3: Wild Hunt – Juego del Año 2015

The Witcher 3: Wild Hunt – Juego del Año 2015

Corría el año 1986, y un escritor prácticamente desconocido en Polonia vio uno de sus primeros relatos publicado en la revista Fantastyka, consiguiendo un gran éxito de crítica y buena acogida entre el público. El relato se titulaba “El Brujo”, y suponía el nacimiento de Geralt de Rivia.

Ante este éxito, Andrzej Sapkowski desarrolló el personaje de Geralt, un cazarrecompensas en un mundo de fantasía, que buscaba criaturas que matar y maldiciones que resolver a cambio de un pago, con unas características totalmente contrarias a las que se ven en el resto de héroes del género de la fantasía épica. En 1990 se lanzó el primer libro basado en este personaje, pero no fue hasta 1993 que se editó en España una historia basada en las aventuras de El Brujo, bajo el título El Último Deseo. La andadura de El Brujo ha seguido en la literatura hasta 2015, año en el que se ha publicado Estación de Tormentas, una precuela a la saga principal.

Sin embargo, hemos de volver a remontarnos en el tiempo, pues en 2007, un humilde estudio de Polonia llamado CD Projekt RED decidió, ante el gran éxito que había tenido el personaje, desarrollar un videojuego para PC que nos pusiera en la piel de Geralt de Rivia mientras luchábamos contra enemigos y cazábamos monstruos. El juego supuso toda clase de innovaciones en cuanto a sistemas de cámara y combate, y convirtió al estudio en un referente europeo del RPG, hasta el punto de que The Witcher 2: Assassin’s of Kings vio la luz en 2011, multiplicando la experiencia del primero por cien y permitiendo a Geralt de Rivia dar el salto a Xbox 360.

Con estas premisas, uno puede pensar lo difícil que sería estar a la altura creando una nueva adaptación de la saga de El Brujo. Sin embargo, CD Projekt RED se aventuró a crear la mayor y más ambiciosa entrega basada en las aventuras de Geralt de Rivia que hubiera visto el mercado de videojuegos, y en mayo de 2015, tuvo lugar el lanzamiento de The Witcher 3: Wild Hunt, que como sabrás se ha llevado la semana pasada el galardón a Juego del Año 2015, durante la gala The Game Awards. Con un pasado así a los hombros, podría parecer muy fácil culminar esta tercera entrega con el premio más deseado de la industria, pero no sólo de herencia ha vivido The Witcher 3.

Y es que, si bien este título cuenta con uno de los más ricos trasfondos del mercado actual (especialmente a la hora de estar basado en una serie de novelas, algo no tan habitual),  ha sentado precedente en varios campos, y probablemente sus mecánicas de juego y narración serán utilizadas para crear los juegos del futuro, como ya hemos visto en otras ocasiones. Pero comencemos por el principio.

Cuando nos enfrentamos a The Witcher 3: Wild Hunt por primera vez, la inmediata sensación es de intensa abrumación, por las múltiples posibilidades que ofrece el entorno, resumidas en tres sencillas premisas: exploración, combate y diálogos. Dentro de esta sencillez tan amplia, el juego se luce de tal manera que rápidamente podríamos considerarlo uno de los más impactantes de la historia, como sólo lo han conseguido otros como The Last of Us, especialmente al crearnos la sensación desde el primer minuto de que pertenecemos a ese mundo y no estamos simplemente frente a un monitor con un mando o un teclado.

Acto seguido, nos dispondremos a resolver las tareas que se nos encomiendan, no sin antes quedar ensimismados por el calado técnico con el que cuenta The Witcher 3, capaz de mantenernos durante largos ratos observando el paisaje y su vegetación, que parecen sacados de la vida misma. Pero esta calma será pronto destrozada por la aparición de esa criatura a la que estábamos persiguiendo, y ese es el momento en que dará comienzo la caza de la que hace gala el título. Con un sistema de rastreo que nunca hemos visto tan bien integrado,  alcanzaremos a la bestia, y haremos uso del sistema de combate que une la fuerza bruta de nuestra espada, nuestra habilidad esquivando y defendiendo y la estrategia con pociones y hechizos, para permitirnos derrotar a cualquier enemigo, no sin dificultad.

Y es tal la sensación de satisfacción al derrotar a cada una de las criaturas, utilizando diferentes estrategias en base a la información que hemos sido capaces de recabar en nuestro bestiario, que te aseguramos serás incapaz de contenerte e ir corriendo a buscar más monstruos que destruir para cobrar las recompensas. Pero no todo son bestias, pues no podrían faltar las tramas de conflictos entre humanos y otras especies, que cuentan con un guión pulido a la perfección, con algunos detalles y referencias que no pueden si no sorprendernos.

Así, The Witcher 3 ha sabido tomar las mejores características del RPG, toda la narración épica de la fantasía, el trasfondo de la escritura de Andrzej Sapkowski, y la especial idiosincrasia de Geralt de Rivia, uniéndolos en un juego que innova en todos sus aspectos y te atrapa hasta que los has exprimido por completo. Si a esto le unimos que CD Projekt Red sigue mejorando el título con parches y lanzando expansiones periódicas, ¿aún hay alguien que dude sobre que sea el Juego del Año 2015?

Desde AlfaBetaJuega no podemos si no dar nuestra enhorabuena al estudio y pedirles que se esfuercen tantísimo en su próximo proyecto, además de preguntarte a ti: ¿Cuál será el Juego del Año 2016? Aún no lo sabemos y sólo podemos aventurar, pero si hay algo claro es que este 2015 es el año de El Brujo.

Publicaciones relacionadas

Cerrar