The Witcher: El final del primer juego no es como recordabas

Atención, este artículo contiene SPOILERS del primer The Witcher y los libros.

No cabe duda de que la saga The Witcher ha alcanzado su máximo de popularidad con su tercera entrega. Hace ya más de dos años desde que pudimos disfrutar de ese maravilloso The Witcher 3: Wild Hunt, para muchos el mejor videojuego de la generación y uno de los grandes RPGs de todos los tiempos. Sin embargo, CD Projekt RED ya había sorprendido antes con dos títulos mayúsculos para su momento.

Si nos remontamos al año 2007 nos toparemos con el primer The Witcher, un videojuego que funcionaba a modo de secuela de las novelas de Andrzej Sapkowski y que, a pesar de no haber envejecido del todo bien, era toda una obra maestra teniendo en cuenta la época y que el estudio polaco era una compañía muy menor por aquel entonces, hace ya casi una década. Hoy queremos hablarte precisamente de ese juego.

Si lo has jugado recordarás a la perfección a Alvin, un niño que tenía la Vieja Sangre corriendo por sus venas y que era bastante importante a lo largo de la aventura, hasta que, de pronto, haciendo uso de sus poderes, huía de un lugar en el que se encontraba en peligro a otro mundo y jamás volvíamos a verle. Sin embargo, esta teoría indica que sí le volvíamos a ver. Y no solo eso, sino que acabábamos luchando contra él.

Más que una teoría se trata de una certeza. Y es que el jefe final del juego, el Gran Maestre de la Orden de la Rosa Llameante, no era más que Alvin en su versión adulta. La primera forma de descubrir esta evidencia es que el líder de la Cacería Salvaje reclama su cuerpo. Su interés radica en que corre por sus venas la Vieja Sangre, motivo por el que también habían querido hacerse con Ciri, la hija de Geralt, en el pasado.

De hecho, cuando el Gran Maestre ya yace en el suelo podemos encontrar en su cadáver un amuleto de dimerita exactamente igual al que Geralt le dio a Alvin en su momento. Pero lo más interesante de todo surge de este mismo personaje. Y es que a lo largo de todos los libros que componen la saga de Geralt de Rivia se nos deja bien claro que solo queda una persona en el mundo con la Vieja Sangre: Cirilla de Cintra.

No hay nada de Alvin en los libros ni se deja entrever que ningún otro personaje pueda compartir sangre con Ciri. Lo que nos lleva a pensar que Alvin, en realidad, podría ser el hijo de Ciri. Si recuerdas el final de la saga de novelas te acordarás de que Ciri transportaba a Geralt y a Yenneffer para que pudieran morir en paz, juntos y sin dolor. Pero en la última de las páginas se nos decía que Ciri había viajado a otro mundo.

En él se había alejado de los problemas que le habían perseguido toda la vida y, según se nos daba a entender, se había quedado embarazada. La conexión con Alvin parece evidente, pero en ninguno de los juegos se hace referencia a que Ciri y Alvin compartan sangre. Es por ello que muchas teorías apuntan a que podría tratarse del hijo de una Ciri alternativa que viajó a otro mundo y que la Ciri que vemos en The Witcher 3 es la original, una que nunca quedó embarazada y que siempre estuvo ligada a Geralt.

Como ves, la complejidad de la saga The Witcher no solo se encuentra en sus ramificaciones políticas y sociales, sino que incluso los personajes principales, aquellos a los que creemos conocer tan bien, ocultan secretos de lo más interesantes. Si te ha gustado el artículo te invitamos a que nos lo hagas saber en la caja de comentarios para que te traigamos otros textos sobre el universo The Witcher en un futuro próximo.

Cerrar