Tiempo de relax. Los mejores videojuegos contra el estrés

Muchas veces el ritmo cotidiano de la vida (estudiar, trabajar, hacer la compra, ir a pagar el alquiler, la hipoteca, los niños…) no nos da un respiro. Los videojuegos habitualmente sirven como vía de escape, aparte de ser una afición e incluso una forma de vida para algunos. Pero, ¿qué ocurre con esas jornadas en las que realmente nos encontramos cansados, pero cansados de verdad? ¿Existen juegos que podríamos catalogar como realmente relajantes? ¿Hay en nuestras consolas experiencias para poner los músculos y el cerebro en punto muerto?
 
Pues eso es lo que vamos a intentar descubrir en este reportaje. Aquí os proponemos varios títulos que, de una manera u otra, podrían servirnos como fórmula para luchar contra el estrés. Son solo unas propuestas, así que, decidnos vosotros con qué títulos os habéis sentido realmente relajados, y cuáles añadiríais a la lista.
 
 
3…2…1… y relax.
 
Flower
 
Sin duda uno de los títulos más originales y curiosos de PlayStation 3. En él éramos un pétalo de flor, nada más y nada menos, que, mecido por el viento, tenía que transportarse por todo tipo de paisajes diferentes. Un juego apacible, distinto, y perfecto técnicamente hablando. No cabe duda de que para relajarse, es una de las mejores opciones que podemos encontrar en una consola.
 
 
 
flOw
 
Otro título descargable, en este caso protagonizado por un organismo unicelular. Su propuesta, sencilla, accesible y fácil de jugar, era la siguiente: comer a los distintos seres microscópicos que encontrábamos a nuestro alrededor, y evitar que otros nos devoraran a nosotros. Tan simple como suena. Pero si a eso le añadís una envolvente presentación, sin duda la cosa mejora mucho. Jugarlo en PSP, con cascos y tumbado en la cama puede convertirse en toda una terapia contra los nervios.
 
 
Endless Ocean
 
¿Quién no ha soñado con bucear en un océano paradisiaco? Pues eso es precisamente lo que proponen los dos Endless Ocean aparecidos en Wii. Una saga amada por algunos y detestada por otros, pero que sin duda viene como anillo al dedo a esta lista. Un juego sin disparos, sin sobresaltos, en el que debíamos investigar los fondos marinos en busca de todo tipo de misterios. Mucho mejor que quedarse mirando la pecera.
 
 
 
Pokémon Snap
 
Un safari por una isla llena de pokémons, sin otro objetivo que hacerles fotos en su hábitat salvaje. Este era el objetivo de este simpático título para Nintendo 64, que presentaba un desarrollo sobre raíles y en el que sencillamente debíamos permanecer atentos para realizar las mejores fotografías posibles. Especialmente recomendable para los amantes de Pikachu y compañía.
 
 
Harvest Moon
 
Pocas cosas hay más relajantes que pasar unas vacaciones en el campo, ¿no es así? Pues lo más parecido en el mundo de los videojuegos es sin duda Harvest Moon. Un simulador de vida rural, en el que cuidar cosechas, hablar con los vecinos, ir a la playa… un poco de  todo vamos, pero todo relajante. Quizás ese es precisamente el mayor hándicap de la saga, cumplir los objetivos requiere casi toda la vida.
 
 
 
Electroplankton
 
Bajo este juego de palabras se esconde uno de los títulos más singulares que podíamos encontrar en el catálogo de Nintendo DS (la primera, sin 3D). En el juego manejábamos diferentes tipos de plancton (sí, ese ser diminuto del que se alimentan las ballenas) con los que a su vez podíamos crear música electrónica. Una vez le pillábamos el truco, enganchaba bastante.
 
 
Journey
 
Sin duda una de las aventuras más singulares que hayan pasado por nuestras consolas y uno de los juegos preferidos dentro de la redacción de AlfaBetaJuega. Más que un título al uso, Journey es toda una experiencia en la que vivimos la soledad como nunca antes lo habíamos hecho, mientras descubrimos los secretos de envolventes y misteriosos escenarios. 
 
 
Hasta aquí nuestra propuesta para desconectar y relajarnos delante de la consola. ¿Qué otros juegos pensáis vosotros que podrían formar parte de esta “terapia jugona”?

Cerrar