Todos los detalles sobre la Poké Ball Plus, el nuevo periférico Pokémon

Con el anuncio de Pokémon Let's Go, Pikachu! y Pokémon Let's Go, Eevee!, Game Freak, Nintendo y Pokémon Company aprovecharon para revelar también el nuevo periférico que aterrizará junto con el lanzamiento de los nuevos videojuegos para Nintendo Switch. Esa bola en miniatura que hará las veces de mando y de hogar para las criaturas de bolsillo, llamada Poké Ball Plus, tiene todas las papeletas de convertirse en el accesorio perfecto para disfrutar de esta nueva y nostálgica aventura, y os vamos a explicar todos los motivos que nos llevan a pensarlo.

De hecho, vamos a explicar todo lo que trae esta pelota/mando con pelos y señales. Lo que han presentado estas compañías es más que un accesorio bonito, su función principal es la de servir como control para jugar a los nuevos videojuegos de la franquicia en la híbrida. Usando la palanca que tiene en la parte frontal, el mismo lugar que suele hacer de botón en la serie y los juegos, el usuario puede controlar a su personaje y navegar por los menús con tranquilidad, mientras que pulsando en la parte superior puede aceptar e interactuar con el entorno.

La mayor clave de su usabilidad como mando no reside solo en ese binomio, también en el movimiento. Las capturas en Pokémon Let's Go son diferentes a lo habitual y, esta vez, hay que mover la mano como si se tirara una Poké Ball. Así, podéis imaginar que el gesto se vuelve más natural que nunca con esta Pokéball Plus, aunque os adelantamos que no hay que soltarla en ningún momento, de hecho viene equipada con una correa para evitar que salga volando por el salón o la calle al intentar capturar alguna criatura.

Dejando a un lado sus funciones como “mando”, es interesante hablar de todo lo demás que puede hacer. Para sumergir más al jugador en la experiencia de juego, vibrará y emitirá luces cuando se esté en ese tenso momento entre el lanzamiento y la captura o huida del Pokémon, simulando incluso sonidos de la criatura en su interior. Esta posibilidad se ve, además, potenciada cuando decidimos llevarnos la bola con nosotros. Porque sí, también está pensada para hacernos compañía.

Otra de las funciones que contempla, como sucedería si fueras un Entrenador, es que puedes introducir cualquier Pokémon que captures en su interior. De esta forma, al ire por ahí, puedes tocarla para escuchar al monstruito responder al tacto, mover la bola en respuesta o incluso hacer que esta se ilumine. Desde la Pokémon Company y Game Freak recomiendan, además, que los jugadores se la lleven bastante consigo, ya que el paseo puede traer alguna que otra sorpresa una vez se vuelva a casa para jugar a Pokémon Let's Go Pikachu! o Let's Go Eevee!.

Los juegos de Switch no serán los únicos con los que la Poké Ball Plus sea compatible, también se podrá conectar con Pokémon GO. En el caso del título de móviles, puede realizar las mismas funciones que la pulsera Pokémon GO Plus, avisando en caso de criaturas cercanas, de llegada a Poképaradas o incluso de Huevos eclosionados; aunque añade algo más, y es la posibilidad de conectar para transferir un monstruo de primera generación desde el juego de móviles a la consola, aunque no al revés. Todos los Pokémon extraídos por este métodos irán a parar al GO Park de Let's Go Eevee y Let's Go Pikachu.

¿Cuánto ocupa, cuánto pesa, cuánto mide y, sobre todo, cuánto cuesta? Antes de responder a esas preguntas vamos a aclarar que su periodo de carga es de 3 horas aproximadamente y que su batería es de Li-Ion a 220 mAh (se carga a través de un puerto USB-C en la parte anterior). Cuenta con vibración y sonido, como hemos explicado, además de acelerómetro y giroscopio para detectar a la perfección cada movimiento. En cuanto a su tamaño, tiene un diámetro de 48 mm (4,8 cm) y un peso de 68 g. El pack en el que llega incluye también un cable USB de carga y su precio, como empieza a aparecer por diversas tiendas, oscila los 49,90 euros.

Esto es todo lo que puede hacer. ¿Tenéis pensado comprar una Poké Ball Plus cuando lleguen los nuevos juegos?

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar