Tomb Raider: Así fue el peculiar origen de Lara Croft

Tomb Raider: Así fue el peculiar origen de Lara Croft

Cualquier aficionado a los videojuegos (y también los que no son aficionados) conocen el nombre de Lara Croft. No es para menos, pues las aventuras de esta ladrona de tumbas llevan acompañándonos desde hace más de veinte años y ahora parece inminente el anuncio de un nuevo título que tendría por nombre Shadow of the Tomb Raider y que cerraría una supuesta trilogía desde que la saga se reiniciara en 2013.

La popularidad de Lara Croft y Tomb Raider ha trascendido del mundo del videojuego y ha tenido dos adaptaciones al cine, con Angelina Jolie en el papel de la aventurera. Ahora será Alicia Vikander la encargada de reiniciar la franquicia también en la gran pantalla. Sin embargo, la británica Croft no siempre fue como ahora la conocemos. Todos los inicios son duros, pero el de Lara fue más bien extraño y peculiar.

Hace ya veintiún años, una empresa ahora absorbida por Rebellion (conocidos por la saga Sniper Elite) llamada Core Design fue la encargada de dar vida a una de las sagas más populares que hemos tenido a lo largo de la industria del videojuego. El origen de Lara Croft, como podrás imaginar, era muy distinto a como finalmente fue concebida. Desde Core Design querían una especie de copia de Indiana Jones para los videojuegos.

Es por ello que el primer paso lógico era pensar en el protagonista de su Tomb Raider como un personaje masculino. Sin embargo, el descarado parecido entre el cinematográfico Indiana Jones y el personaje que habían diseñado en Core Design les llevó a dar marcha atrás a esos bocetos iniciales. Fue entonces cuando se optó por la posibilidad de hacer que la protagonista del videojuego fuera una mujer.

Tras decidir que una mujer protagonizaría Tomb Raider (algo poco habitual para la época, teniendo en cuenta que el primer título de la saga vio la luz en 1996) llegó el momento de definir los detalles. Algunas historias cuentan que en Core quisieron que fuera mujer porque la mayoría escogía personajes femeninos en Virtua Fighter, pero lo cierto es que la teoría del descarado clon de Indiana Jones parece más plausible.

En un primer momento, el nombre que se decidió para la heroína de la aventura fue el de Laura Cruz. Efectivamente, originalmente el personaje iba a ser latino, pero al final se pensó que un personaje británico tendría más aceptación por el público norteamericano, que forma una parte fundamental de las ventas de todo triple A occidental, también en aquella época (no han cambiado tanto las cosas).

Es precisamente por ello que se decidió “britanizar” el nombre de Laura Cruz, que acabó convirtiéndose en Lara Croft cuando se tomó como referencia un listín telefónico de Reino Unido. El último detalle que caracterizaba a la Lara origianl se produjo por mero accidente. Hablamos de su notable pecho. Y es que el diseñador Toby Gard aumentó accidentalmente el busto de Croft hasta el 150%. Al principio les hizo gracia.

Sin embargo, la broma acabó convenciendo a los responsables del videojuego, que aprobaron que Lara Croft tuviera un pecho de un tamaño mucho mayor al esperado. Así es cómo se fraguó el “nacimiento” virtual de uno de los personajes más emblemáticos que nos ha dejado el ocio electrónico a lo largo de los años. Si quieres conocer más curiosidades de Tomb Raider háznoslo saber a través de la caja de comentarios.

Publicaciones relacionadas

Cerrar