Top 3 videojuegos 2016 para Juan Elías Fernández

Top 3 videojuegos 2016 para Juan Elías Fernández

Los redactores de AlfaBetaJuega tenemos algo que compartir contigo antes de que nos pongamos nuestros gorros de cotillón, brindemos con copas de cava por otro nuevo año lleno de juegos y soplemos matasuegras como descosidos hasta que los vecinos empiecen a dar escobazos. Es la reflexión que toca hacer cuando el 2017 está ya a la vuelta de la esquina y han quedado atrás 366 días de un año bisiesto en el que han habido importantes lanzamientos.

Por ello, uno por uno, el equipo de AlfaBetaJuega quiere compartir contigo su particular Top 3 completamente personal y subjetivo de los videojuegos que han ido desfilando este 2016. Y como el tiempo es un recurso escaso, y los juegos, consolas y componentes de ordenador no crecen en los árboles precisamente, es muy posible que cada uno de nosotros haya llenado su año con juegos diferentes, tocando palos diferentes. Tu seguro servidor ha escogido para tí los tres juegos con los que más ha disfrutado este año a título personal, seleccionados con mimo y recolectados a mano de las mejores estanterías y catálogos digitales para traerlos del disco duro a tus retinas. No te preocupes, no tienen los píxeles muy gordos. Vale, salvo uno, quizá. Pero dos de tres no está mal, ¿no?



3 – Stardew Valley

Cada año tiene que haber un juego como Stardew Valley. Un desarrollo que contenga unas cantidades de diversión y de cariño por los videojuegos que se salgan de todas las escalas. Si creías que con Animal Crossing, Harvest Moon Farmville ya tenías bastante simulación campestre para el resto de tu vida, hazte un favor y sal de ese error con un título que ha calado tan hondo entre los jugadores que hasta aquellos que lo habían pirateado acabaron pasando por caja en reconocimiento al que es un gran juego.

Cuando empiece tu vida campestre en Stardew Valley huyendo del ajetreo del día a día en la ciudad, no solo dependerás de seguir el pronóstico del tiempo y de tener las tomateras debidamente regadas cada día, sino que podrás dedicarte a otras actividades, desde pescar a cocinar, pasando por la minería y la exploración de mazmorras espada en mano. Pero deja huecos en tu apretada agenda de granjero aventurero, porque el amor está llamando a tu puerta. Eso sí, hay que currárselo a pico y pala, y a veces literalmente. Conocer Stardew Valley es amarlo, y cuando lo hagas, no dejarás de volver una y otra vez.



2 – XCOM 2

Siempre he tenido palabras de elogio para XCOM: Enemy Unknown. Ya se que no es igual que el clásico UFO: Enemy Unknown de MicroProse, pasé bastantes noches hasta la tantas defendiendo la Tierra para saberlo. Ni falta que le hace, es un remake que da una vuelta de tuerca a su fórmula y al mismo tiempo no impide que el título clásico siga siendo rejugable. De ahí que esperara XCOM 2 con muchas ganas, y de nuevo los alienígenas invadieron mi ordenador y mi tiempo de ocio.

La secuela amplía las posibilidades del nuevo y moderno XCOM y eleva su grado de personalización introduciendo de paso una nueva variante de personaje. Pero lo que no cambia es ese mantra mental de “un turno más”, sobre todo cuando ahora es la humanidad la que es extranjera en su propia casa y ha de actuar de manera subversiva para poder recuperar su mundo. Vigilo confido, comandante. Siempre.



1 – Dark Souls III


Superar la primera aventura en Lordran ya fue algo extenuante, y a la vez extrañamente satisfactorio. Una sensación de triunfo al completarlo que pocos juegos pueden llegar a ofrecer. ¿Volver de nuevo a las andadas en el sospechosamente parecido Lothric de Dark Souls III con más enemigos, más castigo, más jefes criminalmente difíciles y más muertes una tras otra? Diablos, cuando sea y donde sea.

From Software cierra así su franquicia, salvo que cambien de idea, con un broche de oro a una trilogía que es imprescindible probar al menos una vez en la vida. Tras la primera partida, puedes odiarla, maldecir su dureza y pasar a otra cosa, y nadie te culpará. Pero si te de verdad te gustan los retos, percibir cómo superas tu propia habilidad a cada zona superada, embelesarte con una atmósfera opresiva pero a su modo hermosa y sentirte un dios invencible tras derrotar a un jefe solo para que cinco minutos después un nuevo enemigo te parta el cráneo y te baje al suelo, vivirás una de las experiencias más intensas que te pueden ofrecer los videojuegos. Dark Souls III lo vuelve a hacer, lo hace con pulso maestro en su sistema de combate, y lo hace sin remordimientos. Porque sabe que no te rendirás y volverás a por más. Bendice al sol, prepárate a morir y vive Dark Souls III. Es sencillamente imprescindible.

Cerrar