Turquía intercepta la conexiones de la DNS pública de Google

El gobierno de Turquía no es que esté muy contento últimamente con la red de redes. Su primer ministro, Recep Erdogan, se ha visto envuelto en algunos escándalos de corrupción recientemente, actos que han trascendido a través de una grabación publicada en internet en un hecho que ha provocado el bloqueo de este país hacia la red social Twitter, donde los usuarios ya estaban haciéndose de eco de las corruptelas y clamando contra Erdogan, una medida sobre la que luego se reculó. Algo similar sucedió posteriomente con la publicación en YouTube de un vídeo que recogía una reunión del Consejo Nacional de Seguridad en la que se trataba la situación en Siria y que ocasionó el cierre de la plataforma.

Pues bien, la propia Google expone que las acciones del gobierno turco para limitar los accesos a internet podrían no acabar ahí. La compañía denuncia que el tráfico de sus servidores públicos DNS, los encargados de descrifrar, por así decirlo, las direcciones de los servidores web y asociarlos con su correspondiente IP, está siendo interceptado en Turquía desde los proveedores de servicios de internet de dicho país, haciéndose pasar por estos servidores para redirigir hacia otros dominios. “Imaginad que alguien os cambia vuestra guía de teléfonos por otra que parece la misma, salvo que los listados de algunos contactos muestran un número de teléfono incorrecto. Esto es, esencialmente, lo que ha pasado: Los proveedores de servicios de red turcos han establecido servidores enmascarados como el servicio DNS de Google”. 

Una maniobra con la que el gobierno de Turquía podría obtener información sobre a qué direcciones acceden los usuarios y desde donde, además de poder redirigir la conexión al introducir alguna URL que se considerase inconveniente. Parece que la censura está caldeando los ánimos.

Publicaciones relacionadas

Cerrar