Twitch: Cuando el amor de los aficionados va demasiado lejos

Twitch: Cuando el amor de los aficionados va demasiado lejos

Las nuevas tecnologías han abierto puentes entre las personas y han dado lugar a numerosas formas de interactuar. Un ejemplo es Twittch, en donde los usuarios pueden compartir momentos con sus streamers favoritos y por unos breves instantes, formar parte de su realidad y de sus partidas. Pero hay que saber muy bien que una vez concluida la retransmisión, esta relación se acaba y no existe realmente una amistad.

El hecho de no entender este punto puede dar lugar a un caso terrorífico, como el que cuenta el streamer Ellohime, nombre ficticio, a Kotaku. Este usuario de Twitch terminó su jornada como un día cualquiera y se propuso relajarse un momento antes de irse a la cama, cuando de repente escuchó llamar a su puerta. No esperaba ninguna visita y su hija dormía plácidamente en una habitación cercana.

Intrigado por ver quién era, se acercó a la puerta mientras una voz lo saludaba con un “Hellow” (hola en inglés). Pero a medida que avanzaba hacia la entrada, este streamer de Twitch comprobó que no era un hola lo que su interlocutor le decía, sino más bien “Elo”, diminutivo de su nombre en esta plataforma de retransmisión. Rápidamente subió al segundo piso para ver quién era la persona que lo requería.

Para su sorpresa vio a un joven asiático que insistía repitiendo una y otra vez “Elo”. En esta situación, el streamer le recomendó irse y buscar un hotel donde dormir. Pero el fan insistía en que quería pasar la noche junto a él y desde el otro lado de la puerta le explicó por qué estaba frente a su casa. Hace algún tiempo, durante una mala época en la que este espectador de Twitch vivió el divorcio de sus padres, sólo hubo una persona que atendiera a su situación: Ellohime, quien a través de sus retransmisiones lo apoyó a levantar el ánimo.

Una afirmación que a este streamer dejó de piedra, ya que fue el momento en el que recapacitó sobre la cantidad de información que compartía sin saber a través de Twitch. Sus retransmisiones suponían que día a día numerosas personas entraban en contacto con su vida y varias pistas eran mostradas sin que él se percatase de ello. Información que podía permitir a personas, como este aficionado, volar desde Singapur y encontrar su domicilio en Florida para reclamar su “amistad”.

Este no es el único caso que se puede encontrar en Twitch. Otros streamers como Kaceytron, quien se encontró con que un usuario había conseguido averiguar información confidencial, algo que no tuvo más remedio que poner en conocimiento de las autoridades dada la gravedad del asunto. Katherine Hodgdon, miembro de la Texas A&M University, describe estos casos como “interacción parasocial”, una forma de entablar relación con los streamers al confundir su intercambio de mensajes en la web con una verdadera amistad.

Hodgdon explica que es algo parecido a lo que ocurre cuando un aficionado se obsesiona con una actriz, aunque en el caso de Twitch es aún peor. La mente de estos fans abusivos tienen “pruebas” en forma de mensajes y contestaciones por parte de los streamers a quienes idolatran, por lo que quedan aún más convencidos de esta realidad en sus mentes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar