Twitch genera un escándalo por multitud de nuevas streamers exhibicionistas

Las plataformas de contenido online, sobre todo las de streaming, están comenzando a levantar el que siempre ha sido un problema de fondo. La gestión de los contenidos para los diferentes públicos se escapa al control de los organismos y algoritmos tras toda la estructura. Aunque plataformas como Twitch ya han movido ficha en más de una ocasión, llegando a banear a streamers, la situación está lejos de alcanzar un punto de equilibrio.

La BBC se ha hecho eco de las quejas tanto de padres como de creadores de alto nivel en la plataforma. Durante los últimos meses, la figura de las “booby streamers“, chicas que posan sugerentemente delante de la cámara con poca ropa y dotan de un claro contenido sexual a sus emisiones, ha visto acrecentado su número de forma más que notable en la sección IRL (In Real Life) de la plataforma. Emisiones que van desde una charla sobre el día a día a otras orientadas a enseñar una partida en un juego acaban siendo un contenido centrado en la figura de la chica que está frente a la cámara, llegando incluso a animar a los espectadores a suscribirse o hacer donaciones a cambio de ejercicios sugerentes.

Twitch ya ha dado pasos endureciendo sus medidas, pero no logra frenar estas emisiones. El contenido creado por estas streamers choca directamente con las políticas de la empresa, más aún en casos en los que ofrecen servicios sexuales en su bio o enlazan a un Patreon en el que hay contenido totalmente explícito. “De la forma en la que están hechas las reglas, estas streamers no deberían estar aquí”, comenta el streamer Steven “Destiny” Bonnell.

Este creador es uno de tantos que están intentando movilizarse para que Twitch ponga un punto y final a esta situación. Según los acuerdos y las políticas establecidas por la plataforma “la desnudez y las conductas que den pie a comportamientos sexuales”, e incluso la propuesta de este tipo de servicios, son algo prohibido. Sin embargo, todavía hay quienes se saltan esta parte y siguen convirtiéndolo en el día a día de sus contenidos.

A raíz de todo esto, cada vez son más los que están emitiendo sus quejas, enviando informes a la propia Twitch y escudriñando hasta el último rincón de sus Términos de Uso. La mayoría de partes están intentando sumar para acabar con esta problemática e intetar que se instaure un mejor sistema de control de contenidos. ¿Se conseguirá?

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar