Twitch sigue el ejemplo de YouTube contra los streamers conflictivos y polémicos

Twitch sigue el ejemplo de YouTube contra los streamers conflictivos y polémicos

Con los recientes y cada vez menos extraños episodios de polémica vividos por streamers en Twitch y especialmente en YouTube, las medidas que ha adoptado la primera plataforma, eminentemente destinadas a castigar comportamientos obscenos y acoso sexual, eran algo de esperar. No obstante, los castigos que Twitch contempla también se aplican en casos de odio y acoso a otros streamers, sobre todo los que vengan motivados por el propio reglamento para usarlo como arma arrojadiza. Y es el que se tome un canal como altavoz de parte de su comunidad con la que no necesariamente se esté de acuerdo lo que preocupa a algunos creadores de contenidos.

Es el caso de Sebastian «Forsen» Fors, famoso por contar con una comunidad especialmente irascible y dada a memes controvertidos como la caricatura racista del Knuckles de Uganda. Forsen, bastante blando con estas cosas, teme que se le vuelvan en su contra. «¿Los creadores tendrán que asumir las consecuencias de sus declaraciones y las acciones de su público? No, no, no, no puedes tener las dos cosas. Yo puedo tener cuidado con lo que digo, pero no puedo controlar lo que hace mi comunidad. ¿Va en serio?», decía Forsen en una reciente emisión.

Forsen teme que Twitch pueda tomarla con él y echarle de la plataforma alegando estos comportamientos, si bien no las tiene todas consigo respecto a la idea de que Twitch pueda cerrar permanentemente los canales más grandes.

La conclusión final de Forsen es que se encuentra «con un pie en el punto de mira», aunque no tanto como otros streamers, como es el caso de su amigo Greekgodx, que suele buscar las cosquillas a otros streamers. Eso sí, Forsen asegura que «no me iré a otra plataforma, como recoge Kotaku. ¿Asistiremos pronto a casos de streamers defenestrados de Twitch por estos comportamientos?

 

 

 

Cerrar