U-tad te ofrece darle una oportunidad a tu pasión y formarte en desarrollo de videojuegos

Son ya más de tres décadas fraguándose como una industria más, pero no una cualquiera. El sector de los videojuegos ha demostrado una capacidad de crecimiento y de evolución indiscutible, hasta el punto de que el debate sobre su capacidad como elemento de ocio ha pasado a ser el de considerarlo como un arte más. De hecho, para muchos ya forma parte de ese decálogo en el que entran el cine, la arquitectura, la escultura, la danza y todas esas manifestaciones artísticas que han marcado nuestra sociedad a lo largo de toda su historia.

Si nos pasamos al terreno matemático, al de los números, podemos ver que, en el año 2017, el mercado de los videojuegos ha movido un total de más de 116 mil millones de dólares a nivel mundial, algo plenamente conectado con un total de 1.500 millones de jugadores repartidos por el planeta, según estimaciones de DFC Intelligence. Puede que las tendencias hayan cambiado, que cerca de la mitad de los usuarios que han contribuido a esta cifra sean algo esporádico y reducido al sector móvil, pero la fuerte presencia de este fenómeno en el mundo ya es algo indiscutible. Ya hace mucho que el videojuego dejó de ser algo para niños.

Por eso, es el momento de sumarse al barco, de no dejar atrás las ganas y el tesón y aspirar a lo más alto formándose para ser parte de esta gigantesca industria. Aprender con los mejores y sumergirse en el desarrollo de videojuegos con el fin de hacer realidad algo que, más que un hobby, es una pasión cargada de ganas y amor. Prepararse para aprovechar esa vocación y labrar con ella un gran futuro.

No es solo una cuestión vocacional, que también; sino algo con lo que garantizar una buena perspectiva a nivel laboral. La demanda de profesionales en este sector es proporcional al ratio con el que aumenta su volumen. Y es que cada vez hay más y más compañías e incluso personas que apuestan por el videojuego como vehículo no solo de diversión, sino también como pieza cultural. Su potencial en otros tantísimos sentidos es lo que le confiere un alcance casi ilimitado y hace de este sector un fértil campo capaz de ayudar incluso en tratamientos psicológicos. Es un lugar perfecto para zambullirse y forjar una gran carrera.

En España, la formación en este terreno es algo que cuenta con un gran aliado. La U-tad incluye en su oferta formativa el Grado Oficial en Diseño de Productos Interactivos, una titulación universitaria que tiene como finalidad preparar a sus alumnos en terrenos como el diseño de videojuegos, la elaboración de mecánicas, programación o incluso dirección y gestión de proyectos para poder ejercer diferentes roles dentro de cualquier proyecto del sector, incluso de los ambiciosos triple A.

Una preparación de cuatro años en diferentes terrenos con un fuerte componente práctico que sigue el patrón multidisciplinar de cualquier empresa real a la hora de hacer que el alumno sepa cómo se trabaja ahí fuera. Su metodología, que implica la colaboración de distintos grados para la elaboración de proyectos, cuenta con el apoyo tanto de grandes profesionales como de grandes compañías. No solo se tiene un profesorado conformado por miembros de reputados estudios como Pyro Studios, High Voltage Software o Guerrilla Games, también abre las puertas a formar parte del equipo de empresas del calibre de Ubisoft, Mercury Steam, Rockstar North,Tequila Works o Electronic Arts, donde ya hay alumnos formados en las diferentes titulaciones de este Centro Universitario.

Y lo cierto es que su propuesta ha demostrado ser algo que funciona más que sobradamente. Muchos de los trabajos elaborados en este grado, y en los postgrados que se combinan para dar forma a los videojuegos, han recibido galardones en numerosos eventos nacionales e internacionales (PlayStation Awards, Fun & Serious, SXSW, etc.) siendo con muchísima diferencia el centro formativo español videojuegos más reconocido nacional e internacionalmente, y la referencia indudable de cualquiera que se plantee hacer de su pasión su profesión.

Si realmente quieres meterte de lleno en este prometedor mundo, en nuestro país hay cada vez más formas de hacerlo, y propuestas como las de la U-tad demuestran que es una posibilidad cada vez más real. Sin embargo, es muy importante tener claro que la vocación es un requisito indispensable, trabajar en el desarrollo de un videojuego de gran calibre no es una tarea fácil, ni tampoco apta para aquellos que no sean auténticos apasionados.
 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar