Un adolescente se inyectó mercurio bajo su piel para convertirse en un X-Men

Los peligros de no diferenciar las fronteras entre la realidad y la ficción pueden llevar a realizar prácticas bastante peligrosas para la salud. No habría necesidad de decir que los superhéroes de Marvel y de DC son ficticios y que la probabilidad de que en la vida real se obtengan superpoderes por la picadura de una araña radiactiva o similar es nula. Pese a ello, un chico de 15 años quiso convertirse en un personaje digno de formar parte de los X-Men.

Como recogió en su momento Journal of Laboratory Physicians, el joven acudió a que le trataran unas heridas en su brazo que no le curaban después de dos meses. El paciente contó que se las había hecho tras sufrir un traumatismo causado por un objeto afilado, pero tras la pruebas, algo no cuadraba con esta versión, ya que no parecía haber rastro de dicho traumatismo. Además, había algo bastante inusual, una gran cantidad de picaduras de araña.

Sospechando que el adolescente podría estar inyectándose estupefacientes, se le hizo una analítica. Y ciertamente, el chico se inyectaba algo, pero no precisamente drogas. Su intención era, mediante inyecciones subcutáneas de mercurio, transformarse en el personaje de los Nuevos Mutantes del mismo nombre. Mercurio es una mutante con el cuerpo compuesto de este elemento. La diferencia es que, para un humano normal, el mercurio es tóxico. El joven confesó que tras ver X-Men: Días del Futuro Pasado, quiso intentar convertirse en un mutante similar.

En cuanto a las picaduras de araña, el paciente reconoció que antes de su empeño por ser un mutante, su superhéroe favorito era Spiderman y por ello se había dejado picar para ver si había suerte. El adolescente fue tratado, curado y dado de alta tras dar una perfecta salud mental en las pruebas practicadas. Esperemos que en tres años no haya vuelto a las andadas.


 

Cerrar