Un algoritmo aprende a jugar a la Game Boy sin ayuda

Un programador llamado Daniel Shumway creó en su momento WideEyes, un software de inteligencia artificial que nos ayudará a combatir el aburriemiento. De ese software ha salido Piglet, una inteligencia artificial capaz de aprender a jugar a la Game Boy.

Piglet examina la memoria de la consola de Nintendo y mide los bytes que cambian con cada fotograma del juego, a 30 fotogramas por segundo. Si el fotograma sobrepasa en cierta medida, la inteligencia artificial lo guarda e inicia una nueva estrategia para mejorar esa marca. Sin embargo, si no lo encuentra vuelve atrás. Si localiza un nuevo curso, lo guarda. Las elecciones de Piglet se basan en una memoria de 200 fotogramas.

Shumway explica en un post de Gamasutra que el comportamiento de Piglet da más sensación de inteligencia de la que realmente tienen debido a que juegos de la Game Boy como, por ejemplo, Super Mario se basan en movimientos rápidos y repetitivos. En juegos con decisiones más complejas, como podría ser Zelda, el comportamiento es errático y de prueba. En los siguientes vídeos se muestra cómo funciona.

Publicaciones relacionadas

Cerrar