Un caso de swatting condena a un miembro de TCOD con un año de prisión

Condenado a un año de prisión por swatting

El swatting es una técnica que se ha puesto de moda a lo largo de los últimos años, y consiste en crear una alarma de alto riesgo para que un grupo policial fuertemente armado irrumpa en algún lugar, para gastar una broma. Pero de broma tiene poco, entre los gastos públicos que ocasiona y el peligro para la persona víctima de la broma.

Pues bien, el último acusado por este delito es Michael Collins, residente de Wethersfield, Connecticut y miembro del grupo TCOD (TeAM CrucifiX or Die), también conocido por su intervención en hackeos a gran escala. Uno de los casos más relevantes de swatting en los que ha participado Collins fue el de la Universidad de Connecticut, que permaneció cerrada durante tres horas mientras los equipos policiales investigaban la supuesta situación de alarma.

El condenado fue arrestado en septiembre de 2014, para en julio de 2015 declararse culpable de los cargos. En la sentencia, el fiscal Dierdre Daly ha recordado que el swatting es un crimen federal. Recordemos que este problema afecta especialmente a miembros de la comunidad de los eSports como League of Legends, víctimas habituales de swatting.

Publicaciones relacionadas

Cerrar