Un desarrollador afirma que el visor de realidad virtual de Valve está a años luz del primer kit de desarrollo de Oculus Rift

La realidad virtual está entrando en los videojuegos, y también en Steam, donde hay un apartado para este tipo de títulos que sean compatibles con Oculus Rift. Sin embargo, la empresa de la válvula tiene su propio set de realidad virtual que usa a nivel interno, y recientemente uno de los desarrolladores del estudio Iridium pudo probarlo en sus oficinas de Seattle. “Feep”, nick del desarrollador en cuestión, salió encantado de la experiencia, afirmando que el hardware de Valve se encuentra a años luz del kit de desarrollo original de la actual referencia en este campo, el visor Oculus Rift.

“La propuesta de Valve está a años luz de distancia del kit de desarrollo original de Oculus Rift”, ha sido su declaración en el foro NeoGAF. “La resolución, aunque no está a un nivel de percepción de retina, no es un problema significativo. El efecto marco era prácticamente imperceptible gracias a una pantalla luminosa de 1080p de resolución.” Una pantalla que funcionaba a 95Hz de tasa de refresco “y los píxels solo parpadean durante aproximadamente el 20% de esos 10,52 milisegundos entre imágenes. No te das cuenta de ninguna difuminación ni falta de brillo, y se ha reducido drásticamente la aparición de imágenes fantasma y la degradación por movimiento. Reducido, que no eliminado del todo”.

Feep relata además su experiencia en la demo que pudo probar, en la cual se vió inmerso en una habitación con una extraña textura en las paredes en la que rebotaba un pequeño cubo rojo el cuál se vió fuertemente impelido a esquivar, lo que le dio idea de lo “fuerte que es el tracking posicional” del dispositivo. La escala de los elementos también ha impresionado a Feep, que afirma que tanto objetos grandes como objetos pequeños estaban fielmente representados sin necesidad de hacer juegos de perspectiva de cámara. Todo alabanzas para un dispositivo que, por desgracia, parece que jamás saldrá de las oficinas de Valve en Seattle para llegar a la tiendas. Sin embargo, si sirve como referencia de hasta dónde puede llegar la realidad virtual, los datos son muy interesantes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar