Un estudio de la Universidad de Oxford no haya evidencias para poder diagnosticar adicción a los videojuegos

Nuevo revés a la polémica sobre la adicción a los videojuegos

fortnite capitulo 2

La adicción a los videojuegos ha protagonizado numerosas polémicas en los últimos años, incluso alguna que otra disputa legal contra varias compañía, pero un reciente estudio de** la Universidad de Oxford vendría a confirmar que «no cree que exista evidencia suficiente para justificar pensar en los juegos como un trastorno clínico por derecho propio».**

Impulsado por la controvertida decisión de la Organización Mundial de la Salud de clasificar el «trastorno del juego» como un trastorno orientado a la adicción en la revisión más reciente del Compendio Internacional de Enfermedades. El Instituto de Internet de Oxford ha publicado un nuevo estudio que se llevó a cabo con la ayuda de más de 1.000 adolescentes y sus tutores, pero más allá de medir cómo o cuánto juegan, también analizaron el contexto que rodea sus hábitos de juego. Esto supone una gran diferencia respecto a muchos de otros estudios de este tipo, aseguran sus responsables.

«Por primera vez aplicamos la teoría de la motivación y los principios de la ciencia abierta para investigar si las necesidades psicológicas y las satisfacciones y frustraciones en la vida cotidiana de los adolescentes están vinculadas a un compromiso de juego desregulado u obsesivo», explica Andrew Przybylski, director de investigación y coautor del estudio del Instituto de Interne de Oxford.

«Nuestros hallazgos no proporcionaron evidencia que sugiera una relación poco saludable con las cuentas de juego para problemas emocionales, de pares y de comportamiento sustanciales«, continúa el profesor. Przybylski asegura que es «mucho más probable» que una conducta obsesiva en el uso de los videojuegos se relacione con la realización de sus necesidades psicológicas básicas y otros «problemas de funcionamiento más amplios».

«Si bien la creciente popularidad de los juegos ha incitado las preocupaciones de los profesionales de la salud y la salud mental, nuestra investigación no proporciona evidencia convincente de que los juegos, por sí mismos, sean los culpables de los problemas que enfrentan los jugadores«, explica Przybylski. Algo que iría totalmente en contra de los alegatos de la última demanda contra Epic Games y Fortnite por lo adictivo que resulta el juego.

El estudio concluye que para llegar a la raíz de este problema sería también necesaria la colaboración de los propios desarrolladres de videojuegos para tener datos suficientes de todos los agentes en juego.

Luis Avilés

Periodista de profesión y jugador de vocación. Me he criado con una consola entre las manos y me esfuerzo día a día en convertir mi hobby en una forma de vida.

Publicaciones relacionadas

Cerrar