Un estudio investiga la relación entre videojuegos violentos y comportamientos agresivos

Con la sombra de la Early Day Motion, propuesta por el laborista británico Keith Vaz contra los videojuegos de acción, aún planeando sobre el Parlamento Británico, llega un nuevo estudio que ofrece un valioso argumento en contra: según el mismo no es posible probar la conexión entre videojuegos y comportamiento violento de los usuarios.

Durante el estudio el equipo del Dr. Yang Wang, responsable del mismo, escaneó el cerebro de 22 hombres adultos con edades de entre 18 y 29 años, a los que se expuso a diferentes estímulos: una mitad de esta población jugaban a juegos no violentos, y la otra mitad sí. Las conclusiones del estudio demostraron que, en las lecturas de la actividad cerebral por zonas de estos sujetos, aquellos que jugaron con títulos violentos mostraban actividad en las zonas del cerebro donde generalmente se suelen registrar los reflejos de conductas agresivas. Eso sí: de ahí a que luego el sujeto las llevase a cabo, no hubo evidencia alguna.

El estudio, como toda la literatura científica divulgativa, aún ha de pasar por varios filtros más antes de poder presentar sus conclusiones como ciertas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar