Un hacker de League of Legends evita la cárcel

Un hacker de League of Legends evita la cárcel

La justicia ha quedado servida en Australia, o al menos hasta cierta parte. En 2011, un ataque cibernético a los servidores de League of Legends se saldó con una cierta cantidad de cuentas robadas por los hackers que posteriormente fueron puestas a la venta en el mercado negro, además de varios agravios contra la comunidad y contra la propia desarrolladora Riot. El australiano Shane Stephen Duffy, de 23 años, ha sido juzgado por estos incidentes, y pese a que finalmente no se le ha declarado autor material del ataque en sí mismo, este joven se enfrentaba a una pena de prisión por haber llevado a cabo acciones nada ortodoxas.

Según recoge Kotaku, a Duffy sí se le ha encontrado culpable de la venta de cuentas de usuario que se obtuvieron tras el hackeo y que le reportaron una suma aproximada de 32.000 dólares australianos, además de mandar amenazas de muerte al personal de Riot y de hackear la cuenta de Twitter de su presidente, Marc Merrill. Por todo ello, Duffy debería pasar dos años y medio en la cárcel. Pero no será así.

Duffy ha quedado en libertad tras el pago de una fianza alegando que padece autismo, como así le ha sido diagnosticado. Este joven, al parecer no ha recibido el tratamiento debido dado que su madre “tenía miedo de que le medicaran” y por ello ha pasado su vida en casa desde los 11 años, donde recibía su educación. Algo que su defensa ha esgrimido para alegar que “es incapaz de comprender las consecuencias de sus actos”. Esperemos que esto le sirva para comprender que no debe volver a hacer estas cosas.

Cerrar