Un hombre recupera su rostro gracias a una impresora 3D

Entre medio de extrañas polémicas en torno a las impresoras 3D, pues recordaréis el caso de la posibilidad de imprimirse armas reales con estas máquinas y que el gobierno norteamericano tuviera que retirar los diseños (podéis recordarlo en este y este enlace), resulta que pueden tener aplicaciones médicas muy interesantes.

Eric Morger tenía un cáncer en el lado izquierdo de su rostro del tamaño de una pelota de tenis y hubo que extirpárselo, como entenderéis, con resultados nefastos para su cara.

Pues resulta que después de mucho tiempo de estudio han conseguido recrear e imprimir con una impresora 3D una réplica de su rostro que, tal y como podéis ver en la fotografía, es una maravilla. Todavía hay mucho trabajo por hacer pero de normalizarse esta técnica los costes y velocidad de realizar este tipo de operaciones se reducirían drásticamente. Gracias, Gizmodo.

Publicaciones relacionadas

Cerrar