Un juez desestima una prueba principal en un caso porque el FBI la obtuvo a través de malware

Juez desestima una prueba principal en un caso por haber sido obtenida de forma ilícita

En febrero de 2015 el FBI llevó a cabo una operación para desmontar una red de pornografía infantil que operaba en la dark web, lugar donde se encuentra la administración de casi todas las redes de este tipo de pornografía. Hoy, un juez ha desestimado una de las pruebas principales por haberse conseguido mediante malware.

Tras el arresto de Alex Levin, el administrador del sitio web de pornografía infantil, Playpen, el FBI uso malware en la red para conseguir la dirección IP de todos los usuarios de la página. Gracias a ese acto se consiguieron las direcciones IP de más de 4000 ordenadores, de las cuales, alrededor de 3000 procedían de fuera de los Estados Unidos.

Y porque todos esos usuarios son de otros países, el juez estima que la orden judicial que tenía el FBI no poseía jurisdicción para hackearlos. Así, las pruebas obtenidas a través del malware no son válidas ante el tribunal.

Esta es la primera vez que un juez toma la decisión de invalidar pruebas obtenidas mediante hacking, y ello ha abierto un debate espinoso. La actividad delictiva en la dark web está a la orden del día, es ahí donde se esconden miles de organizaciones comercian con pornografía, drogas o blanqueo de capital. Conseguir las pruebas suficientes para denunciar tales delitos es muy difícil a no ser que se usen métodos como el malware.

Publicaciones relacionadas

Cerrar