Un jugador de baloncesto se rompe la mano tras perder una partida de videojuegos

Para un jugador de videojuegos al uso, la frustración por una partida que no va como estaba previsto es algo con lo que se puede convivir y que es relativamente habitual. Es hasta sano, porque no hay que guardarse la amargura dentro.  Excepto si eres un jugador de baloncesto en la liga universitaria de los Estados Unidos y te ganas la beca lanzando a canasta. Ahí es mejor que te abstengas de sacudir un trompazo a la puerta que tengas más cerca, más que nada porque te puedes romper la mano, como le ha pasado a Joel Berry II, base del equipo de los Tar Heels de Carolina del Norte.

El entrenador del equipo, Roy Williams, ha explicado la situación a la cadena ESPN, donde ha relatado que Berry estaba jugando a un videojuego con su compañero de equipo Theo Pinson y uno de los gerentes. Berry perdió la partida y de pura rabia atizó un fuerte puñetazo a la puerta que le dolió más a él que a la madera. Y es que el impulso le ha costado una mano rota y cuatro semanas de baja.

Sin embargo, el propio Berry no se dio cuenta de la lesión que se había provocado hasta la noche, y no fue siquiera él mismo, sino Pinson quien le dijo que le pasaba algo en la mano, pero el jugador creyó que no era nada serio. “Hizo una tontería. Eso es lo que fue. Una de sus mayores características es su competitividad”, dice Williams acerca del incidente

Los Tar Heels recurrirán al propio Theo Pinson para cubrir la posición de Berry, en rotación con Seventh Woods y Kenny Williams. Así, el base titular tendrá tiempo para pensar en el temperamento que se gasta a la hora de jugar a videojuegos.

Cerrar