Un jugador de Mario Maker invierte 3353 horas en intentar superar un nivel

Se le acaba el tiempo a este jugador que no logra superar el desafío del primer Super Mario Maker.

Comienza la cuenta atrás. Super Mario Maker dejará de tener soporte en Wii U en marzo de 2021. A partir de ese mes, será imposible subir niveles, ni tampoco aprovechar otras funciones del juego. Con este tope en mente, hay alguien que se está intentando dar más prisa que nunca, Braden «ChompChompBraden» Moor, un jugador de Mario Maker que lleva ya más de 3.353 horas intentando superar un nivel del juego.

El nivel infernal de Super Mario Maker que nadie ha conseguido superar

Más de 3.000 horas, que a su vez se han traducido en más de 4 años intentándolo para poder subir un nivel a los servidores de Mario Maker. El que conozca el juego sabrá que, para poder publicar una creación para que otros la jueguen, el creador debe superar el nivel que ha elaborado, tanto si es la versión de Wii U como si es la versión de 3DS. Eso es lo que ha llevado a Braden a intentarlo por activa y por pasiva, y lo que ahora le pone las cosas más complicadas, porque el plazo se agota.

«Unas cuantas miles de horas ya no se pueden considerar una exageración», explica el jugador en Twitter. Añade que ya no es solo una cuestión de jugar e intentarlo, sino también de crear y modificar el nivel. Ha superado la cifra de lejos, y aun así sigue sin ser capaz de publicar lo que está creando, así que ya podéis imaginar lo complicado que es el nivel. Aunque llegue el 31 de marzo, fecha del cierre de servers, seguirá intentándolo porque quiere superarlo, aunque no pueda publicarlo.

Si lo supera, ¿decidirá publicar el mismo nivel en Super Mario Maker 2? Este juego introduce muchas más mecánicas nuevas, y podría ser el lugar en el que por fin pueda lanzar su infernal creación.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar