Un jugador descubre un secreto después de 10 años y se niega a compartirlo

Un jugador descubre un secreto después de 10 años y se niega a compartirlo

Es más que posible que sea la primera vez que oyes hablar de Tibia, y que tengas ahora la primera noticia de que es un MMORPG que existe desde el año 1997. Se trata de un juego que tiene un cierto estilo que recuerda a Ultima, y se asegura que está orientado a jugadores hardcore. Es de esos títulos que penalizan la muerte con la pérdida de experiencia, y eso puede significar dar al traste con muchos días de progreso. Especialmente si rondan el nivel 1000. ¿Por qué iba nadie a aguantar tanto en un juego de hace dos décadas sin pasarse a World of Warcraft, Guild Wars o demás propuestas que hay en el mercado? Pues porque el nivel 999 es el requerido para desvelar el último secreto del juego.

CipSoft, los padres de la criatura, dejaron hace una década en su juego como quien no quiere la cosa y a modo de broma privada un portal por el que “sólo los dignos pueden pasar”. Los dignos, por concretar, son aquellos que tengan un nivel mínimo de 999, que no es poca cosa, pero es la salvaguarda que tiene esta puerta. Obviamente, nadie que no fuese un desarrollador la había cruzado. No hasta ahace poco, porque el usuario Kharsek, tras nueve años de entrega al juego, ha podido traspasar el umbral y ver con sus propios ojos el secreto mejor guardado de Tibia. Lo malo es que ahora… no quiere contarlo.

Como cuenta PCGamer, Kharsek no tiene una relación muy fluida con la comunidad de jugadores. Algunos de ellos incluso se han conchabado en el pasado para ir contra él y entorpecer su progreso. Eso, claro está, fue antes de saber que Kharsek era el jugador de mayor nivel y el candidato número uno en traspasar Banuta, el Portal de la Experiencia, como se ha bautizado a la puerta. Durante un streaming, Kharsek consiguió llegar al requerido nivel 999… y siguió jugando como si nada, para desesperación de su público. Adujo que si era preciso un nivel 999 para cruzar, mejor sería alcanzar el nivel 1000 e ir un poco más sobre seguro. Pero tras la retransmisión, Kharsek pareció reconsiderar su postura y lanzarse a lo desconocido. Cruzó el umbral y… desapareció.

Cuando volvió, sus labios estaban sellados. Pero al menos ya se sabe a dónde transporta el portal, y tampoco tiene desperdicio. De vez en cuando hay una isla que, al estilo de San Borondón, aparece y desaparece en el mapa y que sólo sería accesible por el equipo de desarrollo. Este lugar ha sido bautizado como la Isla de Schrödinger, por aquello de parece que existe pero no existe a la vez, y se detectó la ubicación tras lanzar un conjuro de localización a Kharsek durante su incursión. Qué hay allí es algo que ahora se niega a compartir, por lo que el secreto más deseado de Tibia se lo guarda para él mismo, quizá como venganza a los malos tratos recibidos.

Para que otro jugador alcance el nivel 999, suponiendo que mantengan el ritmo, faltarían seis meses como poco, los que necesitaría el usuario Dev Onica para conseguir los 60 niveles que le faltan. Mientras a Kharsek le llueven acusaciones de estar conchabado con CipSoft para darle más notoriedad al juego y avivar este tema del portal misterioso. Solo unos pocos en el mundo conocen la verdad de Tibia. ¿Tú qué harías en su lugar?

Cerrar