Un jugador intenta controlar su ira en FIFA 15 con un collar de descargas para perros

La llamada “gamer rage” o furia jugona es el fenómeno de explosión emocional que se da cuando uno, como diríamos coloquialmente, se viene arriba. Cuando un jugador se deja llevar por la intensidad del momento, lo cual es relativamente fácil, los fracasos se vuelven blasfemias y gritos, incluso porrazos.

Y al revés, los éxitos traen aparejados más gritos (de júbilo), aspavientos y, según el caso, bailes improvisados sobre la mesa de café del salón. Cuando jugamos con algún amigo o amiga y dejamos llevar nuestro entusiasmo demasiado lejos, la situación puede ser incómoda, pero alguien ha dado con la solución. O eso cree.

Martin Rabl, de AmbossTV, se ha fijado en los collares para perros destinados a evitar que ladren escandalosamente. Son instrumentos que, superado un cierto nivel de decibelios, dan al emisor una descarga eléctrica para corregir su comportamiento. Bien, en el vídeo que vais a ver, el emisor es el propio Martin y va a sufrir en sus carnes el fruto de comportarse como un energúmeno jugando a FIFA 15.

Martin es propenso a alborotar, blasfemar y gritar durante sus partidas al juego de EA Sports y por ello va a probar si este instrumento es tan efectivo como parece. A juzgar por su rostro cada vez más rojo y sus convulsiones, parece que sí. Por si acaso, no lo probéis en casa. Mejor respirad hondo y contad hasta diez. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar