Un miembro de Anonymous es detenido tras su rescate en alta mar

Miembro de Anonymous, detenido tras su rescate en alta mar

Ah, la vida del hacker, qué intensa y poética se nos muestra en las películas pero qué diferente es en la realidad. Martin Gottesfeld, presunto miembro del grupo activista Anonymous puede dar buena fe de ello tras un arresto que seguro que no es como él esperaba, aunque en primer lugar seguro que no contaba con dos cosas: ser arrestado sobre todo y segundo, quedarse varado en un velero en alta mar cerca de Cuba y tener que pedir auxilio. Menos todavía que a esa llamada de auxilio acudiera un crucero Disney. La detención de Gottesfeld, para qué nos vamos a engañar, no tiene demasiado encanto.

Pero aunque no se le rifen los derechos por llevar su no tan trepidante huida a la pantalla, tanto el FBI como el Hospital Infantil de Boston celebran su captura tras tenerle en el punto de mira desde marzo de 2014, como cuenta Engadged. A Gottesfeld se le achaca un ataque DDoS a dichas instalaciones como represalia por un caso que acabó en los tribunales y en el que el hospital retenía bajo tratamiento a una niña paciente de una enfermedad mitocondrial. La acción de Gottesfeld se tradujo en 300.000 dólares en daños y las consiguientes molestias para el resto de personal y pacientes, suficiente para que el FBI siguiera su rastro. Algo no muy difícil después de que el propio Gottesfeld publicara con anterioridad un vídeo donde instaba a Anonymous a tomar medidas contra el hospital, si bien al grupo nunca se le llegó a relacionar directamente con el ataque pese a llevar su marca característica.

Fueron los compañeros de trabajo de Gottesfeld quienes alertaron al FBI, no porque su compañero estuviera tras tal acto, sino porque éste había desaparecido días atrás con su esposa. Gottesfeld y su señora se encontraban en una embarcación en mitad del océano, cargado con maletas y tres ordenadores portátiles, y obligado a lanzar el S.O.S. al que respondería la embarcación de Disney. Los tripulantes lo transportaron a Miami y contactaron con el FBI que lo recibió con los brazos y las esposas abiertos. Es un mundo pequeño, ciertamente. ¿Qué te parece la captura de Gottesfeld?

Publicaciones relacionadas

Cerrar