Un overclocker lo deja claro: puedes limpiar las piezas del PC con un lavavajillas

El mundo del overclock es tan complicado como exigente. Mientras empresas como Intel se empeñan en lanzar piezas cada vez más potentes, los especialistas modifican sus equipos al máximo para hacer que den el máximo rendimiento posible, aunque para ello tengan que modificar las piezas y aplicar sustancias que luego sean difíciles de retirar. Ante tanta manipulación, que los componentes de un PC se ensucien considerablemente es habitual, pero existe un método que puede ponerle remedio fácilmente incluso a los ordenadores domésticos: usar el lavavajillas.

El overclocker profesional Der8auer lo ha dejado claro con un vídeo en el que explica cómo proceder. Para conseguir que el hardware de nuestro ordenador quede como los chorros del oro, tan solo hay que coger componentes como la placa base, la memoria RAM y la tarjeta gráfica y colocarlos dentro de un lavavajillas para, después, encenderlo y dejarlo funcionar. Es importante que no haya ni cubiertos, ni vajilla, como también que no se use ninguna pastilla ni sustancia que pueda ser abrasiva. Solo puede utilizarse agua en el interior del aparato para no dañar las piezas.

Tras esto, y como se ve en el vídeo que dejamos más abajo, el resto es esperar a que la máquina termine de trabajar y, después, sacarlo y secarlo todo con un secador. Después, deja todas las piezas en absoluto reposo durante 24 horas para asegurarse correctamente de que no hay ni rastro de humedad y, posteriormente, las vuelve a colocar en el equipo que desea. Finalmente, lo enciende y demuestra que, en efecto, todo funciona como al principio.

Der8auer se muestra muy seguro al grabar el vídeo, afirmando en más de una ocasión que, siempre que no haya sustancias jabonosas ni nada adicional, el lavavajillas puede ser perfecto para lavar piezas de PC. ¿Se podrá combinar esto con un buen overclock para sacarle el potencial adecuado a la gama RTX de NVIDIA? Por el momento, nosotros nos abstenemos de comprobarlo.

 

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar