Un padre obliga a su hijo a jugar cronológicamente la historia de los videojuegos

La industria de los videojuegos se encuentra en un gran momento, con el inicio de una nueva generación de consolas y con grandes oportunidades y posibilidades de cara al futuro. Repasar su historia no es nada sencillo, ya que abarca muchos campos, diferentes géneros y un amplio catálogo de juegos y consolas. No obstante, Andy Baio se había propuesto una curiosa fórmula para introducir a su hijo, Elliot, en el trepidante mundo de los videojuegos a través de su historia, y lo hizo de un modo realmente especial. 

Según hemos podido leer en Kotaku, Baio decidió que la mejor manera de introducir a su hijo en el mundo jugón era tirar de retrospectiva y repasar toda la trayectoria de los videojuegos cronológicamente. Por ello, comenzaron a jugar con Galaxian de 1979. A partir de ese momento comenzó un repaso a través de décadas de evolución, donde pudieron experimentar los constantes cambios y las capacidades de unas y otras consolas. Los primeros títulos de los que pudieron disfrutar, además de Galaxian, fueron Rally-X (1980), Bosconian (1981), Dig Dug (1982), Pac-Man (1980), Super Pac-Man (1982), Pac-Man Plus (1982) y Pac y Pal (1983). A medida que avanzaban, el propio Andy informaba en Twitter de los avances de su hijo, como podéis ver aquí.

Más tarde llegaron a las consolas como Atari 2600, NES, Super NES y así sucesivamente, hasta llegar al momento del nacimiento de Elliot, en 2004, con juegos tan memorables como Shadow of the Colossus. Este experimento de 10 años ha supusto que Elliot pudiera apreciar los juegos dentro de un contexto histórico. 

Ahora la pregunta que os hacemos es, ¿os parece bien el experimento del padre para que su hijo vea la evolución de los videojuegos o pensáis que el niño tendría que haber elegido a qué jugar? Os escuchamos en los comentarios de AlfaBetaJuega.

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar