Un padre puede llegar a hacer cualquier cosa por su hija. Incluso modificar todos los diálogos de un videojuego

Dicen que una vez que tienes a un hijo tu vida entera se reduce a hacerlo todo por él. Cualquier cosa. Mike Hoye es un buen ejemplo. El padre de Maya, una niña de tres años, es muy fan de The Legend of Zelda y pasaba grandes ratos jugando a Wind Waker junto a su hija, pero no estaba muy conforme con que Link fuera un chico. Él quería enseñarle a Maya que las mujeres también pueden ser heroínas y, aunque el título le permitía escoger el nombre del protagonista, los diálogos siempre hacían referencia a él como un hombre.

Esto no podía seguir así, ya que aunque Hoye contaba la historia a su hija cambiando los pronombres masculinos por los femeninos, la tarea llegó a ser “molesta e incómoda”, así que ni corto ni perezoso se embarcó en la misión de modificar todas las conversaciones para convertir a Link en mujer y a su hermana pequeña en hermano pequeño.

“No quiero que mi hija crezca pensando que las chicas no pueden ser las heroínas y rescatar a sus hermanos pequeños”, explica Hoye en su blog, en el que también detalla el proceso a seguir para conseguir esta curiosa ‘transformación’.

¿No os parece la historia más tierna que habéis escuchado en vuestra vida?

Cerrar