Un pene dibujado en un manga causa un incidente internacional

Un pene dibujado en un manga provoca un incidente internacional

No es otra trastada de Joaquín Reyes, esto que vas a leer es completamente real, y como dirían Les Luthier, además es cierto. Un pene dibujado en un manga para niños ha desencadenado un incidente internacional que ha involucrado a un luchador de sumo y a la embajada de Mongolia en Japón. El causante ha sido un dibujo de Genghis Khan con dicho aparato reproductor garabateado en su frente junto con la palabra «pene» escrita. Como es de esperar, esto no acaba aquí.

El motivo de que el gran conquistador mongol tenga un pirulillo dibujado en su magna faz viene de un juego de palabras con su escritura en japonés, «Chingisu Haan«, o «Chingisu Kan«, como nos cuenta Kotaku, que ha indagado hasta el fondo de este suceso. El caso es que el manga de humor infantil a base de gags Yarisugi!!! Itazura-kun («¡¡¡Te has pasado!!! Bromista») ha mostrado cómo alguien ha realizado un ejercicio de llenar los huecos con el nombre del mongol escribiendo «Chin Chin«, que es como se llama al pene en Japón entre risas flojas. Para rematar la faena, y por si alguien no lo pilla, el autor ha garabateado un pene muy esquemático, pero con su saco escrotal y todo, en el rostro de Khan.

A quien esto no ha hecho la más mínima gracia ha sido a Asashoryu, el primer mongol en proclamarse yokozuna, y antiguo campeón de sumo, el cual ha publicado un airado tuit en el que dice así: «¡¡Os estáis burlando de nuestro ancestro!! ¡¡Un japonés sin dignidad!! ¡¡Imperdonable!! ¡¡Pide disculpas!! ¡¡Pide disculpas!! ¡¿Dónde está esta empresa de mierda?!». Un tuit claramente escrito en caliente que luego fue retirado.

Sin embargo, el asunto no ha sido olvidado con la retirada de tuit. Un centenar de ciudadanos mongoles residentes en Japón se han manifestado a las puertas de la editorial Shogakukan para protestar por el trato dado a tan insigne figura histórica en el cómic y la falta de respeto de pintarle una pilila en la frente. La editorial ha tenido que pedir disculpas formales a la embajada mongola en Tokio con una carta de disculpa. «Reconocemos que las expresiones en torno al fundador del Imperio Mongol fueron una falta de respeto y una ofensa al pueblo de Mongolia, así como a todos lo que aman y respetan al Gran Khan».

Así mismo, el número del escándalo está siendo retirado de los comercios antes de que el asunto vaya a peor. Está muy feo pintar penes en las caras de la gente, sean figuras históricas o no.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar