Un programa informático supera el test de Turing por primera vez

La inteligencia artificial puede haber dado un paso de gigante gracias a Eugene Goostman. Eugene no es un programador, ni un ingeniero, ni nada que tenga que ver con el campo de la informática, pero sin embargo, puede tener la clave del futuro de la computación. Eugene Goostman es un niño de trece años, procede de Ucrania y como todo niño de su edad se vuelve loco por las chucherías y las hamburguesas. ¿Cómo puede un adolescente aportar algo al campo de la inteligencia artificial? Muy sencillo: Eugene Goostman no es humano. Es el primer software informático que ha conseguido superar con éxito el test de Turing.

El test de Turing, bautizado así en honor a Alan Turing, padre de la informática moderna, es una prueba que consiste en mantener una charla de unos cinco minutos a través de un chat con un jurado humano que debe determinar si su interlocutor es, a su vez, otro ser humano que se encuentra frente a un ordenador. Para superarla, al menos el 30% de los integrantes del jurado han de coincidir en que tras los mensajes se encuentra una inteligencia humana. Pues bien, Eugene ha conseguido que el 33% del jurado que lo evaluaba creyese que realmente estaba conversando con un chaval ucraniano no muy diferente de cualquier chico de su edad. De ello se ha dado fe en la Universidad de Reading, en el Reino Unido.

“Algunos dirán que el test de Turing ya había sido superado. Esta denominación se ha aplicado a concursos similares en todo el mundo. Sin embargo, en este evento se han llevado a cabo más tests de comparación simultánea de los que jamás se habían hecho, ha sido verificado independientemente y, esto es crucial, las conversaciones no estaban restringidas. Un verdadero Test de Turing no acuerda las preguntas o los temas a tratar antes de la conversación.”, afirma el profesor de dicha universidad y Vicecanciller de Investigación en la Universidad de Coventry Kevin Warwick, “Por tanto, nos enorgullece declarar que el Test de Alan Turing ha sido superado por primera vez este sábado.”.



“Por supuesto, esta prueba tiene implicaciones para la sociedad de hoy en día. Que un ordenador pueda engañar a un humano y hacerle creer que alguien, o quizá algo, es un persona de confianza es una llamada de atención sobre el cibercrimen”, advierte Warwick, que confía en que tanto el propio test de Turing como una mejor comprensión de las comunicaciones cibernéticas en tiempo real nos pueda ayudar a prevenirla. En cuanto a Eugene, nació en su primera verzión en 2001 y en Ucrania, pero de la mano de los programadores Vladimir Veselov y Eugene Demchenko, quienes han dado un paso de gigante hacia una inteligencia informática capaz de simular la humana. Al menos hasta los 13 años.

Publicaciones relacionadas

Cerrar