Un responsable de Rockstar abandonó la compañía por no sentirse bien desarrollando GTA o Max Payne

Rockstar es uno de los grandes estudios del momento y bajo su sello se han publicado algunas grandes sagas como Grand Theft Auto o Max Payne. Trabajar allí es motivo de orgullo, aunque no para todo el mundo. Jeremy Pope se sentía mal desarrollando ese tipo de juegos violentos y en 2011 decidió abandonar su puesto.

El ex productor afirmó en una entrevista con el portal Games Industry que “aunque había crecido con estos juegos, los defendí y posteriormente ayudé a desarrollarlos, luego no me sentía tan bien explicándole a mi abuela, de creencias altamente religiosas, cómo me ganaba la vida”. “No estaba orgulloso de formar parte de ‘ese juego’ sobre el que había estado oyendo hablar. Esta situación fue la causa de que decidiera trabajar en otros géneros”, explicó Pope, que fundó Rally Games, especializada en juegos para smartphone, después de dejar Rockstar.

Publicaciones relacionadas

Cerrar