Un streamer la ha liado tanto en Twitch que no puede salir en los vídeos de sus compañeros de piso

Un streamer la ha liado tanto en Twitch que no puede salir en los vídeos de sus compañeros de piso

Un streamer ha sido expulsado de Twitch y tiene prohibido aparecer en la plataforma durante 30. Nada especialmente fuera de lo común, si obviamos que 30 días de suspensión no son poca cosa, y que Hyphonix, el streamer en cuestión, se los ha ganado a pulso tras ser ésta su décima penalización. Ahora, Hyphonix quiere cumplir su castigo y que Twitch le levante la sanción, pero hay un pequeño problema. Vive rodeado de sus compañeros de piso, streamers a su vez, y pasa por delante de sus cámaras frecuentemente.

Hyphonix comparte residencia en Los Ángeles con los streamers Alfie y Black desde hace cinco meses. Prácticamente pasan el día retransmitiendo, y ahora mismo esto es un gran problema para el expulsado, como cuenta Kotaku, y es que no puede aparecer en emisión ni siquiera en forma de una voz incorpórea. Hyphonix ha tenido que solicitar a sus compañeros que apaguen cámaras y micrófonos cuando él esté cerca.

La suspensión le ha llegado al streamer después de que éste no tuviera mejor ocurrencia que cubrirse de salsa de tomate y quitarse la ropa para protestar por el código de vestimenta de Twitch. Ahora, se arriesga a que si contraviene la expulsión, ésta sea de por vida. «No puedo hacer vida normal donde resido. Tengo que ser un paria para poder protegerme a mí mismo y a los demás», cuenta Hyphonix.

El streamer entiende por qué Twitch no quiere ni verle, aunque considera que lo suyo ha sido una «infracción menor«. El problema es que es la décima vez, y estas cosas van sumando. Pero siempre hay un plan B: «Si me expulsaran permanentemente, me pasaría a hacer directos en YouTube, pero seguiría viviendo en la misma casa». Quizá la próxima vez se lo piense antes de montar un número en directo.

Publicaciones relacionadas

Cerrar