Un streamer sorprende a toda la comunidad pasándose Dark Souls 3 usando solo un botón

El morse será la nueva pesadilla de Lothric.

Quien se haya adentrado alguna vez en el universo soulsborne, sabrá que jugar a estos títulos de From Software, sobre todo al principio, supone un gran reto de paciencia, autocontrol y resiliencia. Superar la aventura puede ser tan difícil que acaba siendo un logro a título personal. Sin embargo, los jugadores más hábiles y expertos disfrutan añadiéndole hándicaps al juego: superarlo desnudos y al nivel 1, el reto No-Hit de superar el juego sin recibir golpes, o jugarlo con controles locos como una tostadora, comandos de voz, un piano, o, ahora, un mando en morse.

Este reto lo ha conseguido el streamer Rudeism, que es conocido en la comunidad por su afición a jugar a juegos usando los controles más disparatados, como el Rocket League con una guitarra de ritmos, el Overwatch con una alfombra de baile y, ahora, superar Dark Souls 3 con un mando de código Morse que cuenta con un solo botón y ningún tipo de palanca. El streamer, realizando distintas combinaciones de comandos, debía mandar a su personaje caminar, rodar, atacar y defenderse a través del conocido lenguaje Morse, un reto absolutamente obtuso en el que, sin embargo, ha logrado salir victorioso.

Desde luego, estos retos de los jugadores aventajados suponen un giro de tuerca de lo más desafiante para incrementar la dificultad de títulos que ya son famosos por el reto que suponen. De hecho, estos días hemos sido testigos de más hitos, como la God Run superada por el streamer The Happy Hob, que fue capaz de pasarse Demon’s Souls, Dark Souls, Dark Souls 2, Dark Souls 3, Bloodborne y Sekiro de manera consecutiva sin recibir golpes en todos ellos. No cabe duda de que los jugadores que realizan este tipo de retos obtienen logros de lo más remarcables, ya que a cualquier jugador de a pie le sonará casi imposible conseguir superar objetivos tan ambiciosos en títulos creados por From Software.

Daniel García

Graduado en Periodismo, lleva con consolas entre sus manos desde antes de aprender a leer. Su primer contacto fue con una Game Boy Color y un Pikachu de compañero junto a Mario, Link o Wario. Ahora es un jugador versátil que un día te habla de FIFA o Assassin's, y al otro día sobre Hidetaka Miyazaki, No Man's Sky o del JRPG que le pidas.
Cerrar