Un usuario demanda a Microsoft por la actualización a Windows 10

Un usuario demanda a Microsoft por la actualización a Windows 10

Las actualizaciones forzosas a Windows 10 no parecen haber terminado aún. Ni tampoco de dar problemas a Microsoft, que puede verse en un brete si prospera la demanda un usuario por haber sido obligado a cambiar de versión en su sistema operativo. Ha sucedido en Albuquerque, Nuevo México, donde un usuario reclama que se le devuelva la versión anterior, o bien que Microsoft gaste esos ahorros que tenía para la hipotética compra de EA en indemnizarle con 600 millones de dólares por daños y perjuicios.

El demandante, Frank Dickman, ha presentado la denuncia en la oficina judicial del distrito de Denver, Colorado, y en ella describe que su portátil Asus 54L Notebook, adquirido con Windows 7, se actualizó de improviso a Windows 10, y con ello, dejó de funcionar inmediatamente. Por ello, Dickman quiere revertir su versión de Windows la que tenía originalmente en un plazo de 30 días.

Parece una broma, especialmente porque el apellido del demandante se puede prestar a chistes, pero lo cierto es que The Register recoge lo que, en efecto, parece ser una copia de la denuncia en cuestión, y ciertamente en ella se pide a Microsoft este downgrade en el plazo exigido.

Eso sí, aunque el documento indica 600 millones de dólares en letra, la cantidad numérica que figura es de 6.000 millones de dólares. Y es que todo en este caso parece estar alejado de lo normal.

Dickman está más que convencido de que lleva la razón y que en Redmond deben tomar cartas en el asunto para poder corregir esta inconveniencia que él no se ha buscado. «El único remedio sensato es que Microsoft proporcione la versión de fábrica del sistema operativo desde su página web y la active mediante el código de licencia que venía incluido con el ordenador». Para ello, Dickman no dudará en querellarse contra la corporación, y hasta con su CEO, Satya Nadella, si es necesario.

En Microsoft, sin embargo, no parecen muy preocupados por el asunto. Más que nada porque no tiene mucha pinta de que la demanda de Dickman tenga un gran recorrido, si es que tiene alguno. Sin embargo, con tal de que la noticia no se escape de control y redunde en una mala publicidad, sí puede ser que la corporación llegue a algún acuerdo y facilite la reversión al anterior sistema.

Aunque la voz de Dickman haya sido la que más ruido ha hecho, no está solo. Son muchos los usuarios de Windows 10 que hubieran preferido permanecer en Windows 7 después de que la activación se empezara a activar en 2015. Y es que Windows 7 sigue manteniendo una cuota de uso muy extendida, incluso con más de dos años desde que se dejó de darle soporte oficial.

¿Prosperará esta demanda tan peculiar?

Publicaciones relacionadas

Cerrar