Un youtuber destroza una Nintendo Switch OLED para comprobar su resistencia y el resultado no te va a gustar

La nueva consola de Nintendo es más resistente que el modelo original.

Nintendo Switch modelo Oled está ya disponible en las tiendas con importantes mejoras respecto al modelo original. No solo tiene una pantalla más grande, cuenta con tecnología OLED lo que ofrece colores más contrastados, negros más puros y una sustancial mejora en el brillo. Aparte, ha rediseñado sus sistema de altavoces y la peana de la parte trasera, que ahora abarca todo el cuerpo de la conjsola y admite varias posiciones. ¿Pero es este modelo más resistente que el anterior? Un conocido youtuber ha puesto a prueba la consola de Nintendo de forma poco ortodoxa.

Jerry Rig Everything es un conocido canal de Youtube que se dedica a poner a prueba la durabilidad de varios de los smartphones más famosos del mercado con pruebas de resistencia, así como echando un vistazo a su interior, además de consolas y otros gadgets. También hace otros proyectos de tecnología y energías renovables de forma casera. Como ya hizo con el modelo original de Nintendo Switch cuando salió al mercado en 2017, ha puesto a prueba el modelo OLED y, sorprendentemente, es más resistente que el modelo original.

Las pruebas habituales que Zack realiza a los dispositivos van desde probar la resistencia de la pantalla a los arañazos con la escala de Mohs, comprobar su resistencia al calor acercando la llama de un mechero durante unos segundos o, simplemente, comprobar sus materiales de construcción arañando con un cúter. En esta parte es donde descubre que Nintendo Switch OLED está hecha de metal, o parte de ella. A diferencia de la original, el marco que sujeta la pantalla en su sitio y la nueva peana de la parte trasera, están hechas de metal, aluminio seguramente, el resto del cuerpo de la consola es de plástico.

La pantalla de plástico de la Nintendo Switch OLED tiene poco que hacer contra la escala de Mohs, incluso una moneda es capaz de estropearla, y resiste mal el calor, aunque no termina por derretirse. Por el contrario, la integridad de la consola consigue pasar el llamado «bendtest» sin demasiados daños, aunque se oye algún que otro crujido. Consiste en intentar doblar el dispositivo de un lado y del otro, simulando que, por accidente, te sentaras sobre él. La parte más frágil siguen siendo los enganches de los Joy-Con a los lados de la consola.

También abre los Joy-Con por si, milagrosamente, hubiese alguna mejora respecto a los originales, pro no. El drift seguirá siendo un problema. Como curiosidad, los botones de los Joy-Con tienen las letras impresas en todo el grosor del botón, Zack lo comprueba haciendo rodajas de cada uno.

Es de esperar que un consumidor normal y corriente no maltrate sus dispositivos así en el día a día, pero por doloroso que sea verlo, es de agradecer que al final sirva para saber que Nintendo ha mejorado la construcción de su consola en este nuevo modelo OLED. Una razón más que justifica su precio respecto al modelo original. Veremos si sigue este camino de cara a las futuras revisiones o sucesoras de Nintendo Switch.

Luis Avilés

Periodista de profesión y jugador de vocación. Me he criado con una consola entre las manos y me esfuerzo día a día en convertir mi hobby en una forma de vida.
Cerrar