Una actualización de Windows 10 desata una epidemia de “pantallas azules de la muerte”

Windows 10 se ha vuelto a actualizar por parte de Microsoft, pero la cosa no ha ido como se esperaba. La actualización está resultando bastante problemática en equipos de uso corporativo que tienen soporte para el conector USB-C, es el rasgo en común que muestra la marea de PC que reportan el error más temido al que se puede enfrentar su usuaria. La llamada pantalla azul de la muerte hace acto de presencia de improviso, y en ocasiones, incluso manda al equipo a un bucle de reinicios interminable.

PCGamer recoge esta incidencia, de la que se ha dado parte a Microsoft a través de sus foros de ayuda: “Instalo parches vía SCCM regularmente a casi 5500 clientes en todo el mundo. Mi primer grupo de sistemas alfa que contiene todas las estaciones de trabajo reciben la primer ronda de actualizaciones como prueba. TODOS los sistemas han mostrado la pantalla azul al reiniciarse tras la instalación de este parche (KB4041676). El mensaje que obtengo es INACCESSIBLE BOOT DEVICE. Tras ello, se reinicia automáticamente, intenta iniciarse de nuevo y muestra la pantalla de ‘Reparación Automática’. Ninguno de los sistemas pasa de ahí”, cuenta un usuario que remata con la siguiente pregunta: “¿Ahora qué, Microsoft?”.

Mientras Microsoft trabaja, como asegura, en una solución se recomienda antes de instalar la actualización acudir a la BIOS y deshabilitar la interfaz USCI para dispositivos con conector USB-C, uno de los responsables identificados de este error. Pero no parece ser el único, ya que los foros registran también algunos mensajes de usuarios que experimentan estos problemas y carecen de dicho adaptador.

Por el momento, es mejor que no actualices a esta nueva versión de Windows 10 hasta que Microsoft de con un remedio.



 

Cerrar