Una empresa valenciana desarrolla un robot que interpreta y muestra emociones

“Cuando ocurre algo bueno se pone contento, cuando le ocurre algo malo para sus objetivos vitales se pone triste. Si espera que le ocurra algo positivo está esperanzado y en caso contrario, se pone temeroso”. Parece que estemos refiriéndonos a cualquier persona, pero no. En realidad, a quien David Ríos, asesor científico de la firma valenciana Aisoy, se está refiriendo es a un pequeño robot que lleva el mismo nombre de su empresa creadora y que, según sus palabras, “simula emociones”. Esto quiere decir que según lo que Aisoy perciba en su entorno es capaz de reaccionar de distintas maneras.

Aisoy debe su existencia a Ríos y a Diego García, y su nombre a la unión de las siglas AI (Inteligencia Artificial) y de la conjugación “soy” del verbo ser, según nos cuenta en su reseña el diario La Información. El resultado es un pequeño autómata que “puede además mantener una conversación bastante razonable con una persona, hasta el punto de que podría pasarse un día entero hablando con ella sin ser demasiado repetitivo”. Pero Aisoy tiene también otros usos menos banales: “Se puede utilizar en los centros de mayores porque habla con ellos, les recuerda a qué hora deben tomarse la pastilla…”. Vamos, que conocerlo es quererlo. Para saber cómo debe interactuar, Aisoy puede reconocer rasgos faciales, literalmente se queda con nuestra cara, y recuerda cómo ha sido nuestro trato con él en el pasado: “Con una persona que haya tenido un mal comportamiento con él, que le haya zarandeado por ejemplo, va a estar temeroso de lo que le vayas a hacer. Con alguien que le haya acariciado o le cargue cuando lo necesita, será más expansivo, hablará más contento, querrá jugar”.

Aisoy no nos pedirá demasiado a cambio. No tendremos que estar encima de él las 24 horas para atender sus necesidades como en el caso de otras mascotas virtuales, sino que bastará con que recarguemos su energía y le tratemos bien. De nuevo, Ríos nos explica: “Depende de los objetivos motivacionales del robot. Lo primero que tiene que hacer es satisfacer sus niveles de energía, luego quiere estar seguro, interactuar con personas, divertirse… Por ejemplo si está muy bajo de energía comienza a ponerse temeroso y la acción que va a pedir es que le cargues”. Podéis conocer mejor a este amiguete robótico a través del vídeo que os adjuntamos, y si queréis poner un Aisoy en vuestra vida ya lo tenéis a la venta en su web oficial y en tiendas de robótica.

Publicaciones relacionadas

Cerrar