Una nariz es lo único que te separa de disfrutar o de marearte con la Realidad Virtual

La Realidad Virtual, a pesar de llevar de cierta forma algunos años con nosotros, sigue perfilándose para democratizarse de una vez y para siempre. Algo que por un lado parece que será difícil de conseguir viendo que productos como las Oculus Rift se retrasarán hasta 2016 o que las HTC Vive tendrán un precio notablemente elevado. A pesar de todo esto, hay algunos pasos que si van hacia delante, como el reciente descubrimiento de un nuevo mecanismo para que las personas no se mareen cuando se adentren en esta realidad ficticia: introducir una nariz irreal.

El medio Daily Dot explica esta extraña solución ante las posibles náuseas de la Realidad Virtual. El cerebro recibe una información rara a través de los ojos, unos datos asociados a una situación que el resto del cuerpo no está percibiendo. Por ejemplo, si a través de los cascos estamos en una montaña rusa, nuestros ojos perciben lo que ven como algo real, pero el resto del cuerpo no nota ningún movimiento. El cerebro recoge los impulsos contrarios de la vista y el cuerpo y los traduce en sensación de mareo, ya que ambos no coinciden en sus apreciaciones y se produce un desequilibrio..

Por extraño que resulte, al colocarse una nariz virtual en el campo de visión de las gafas, el cerebro relaciona este "trozo de carne ficticio" con la real, por lo que tiene un punto a partir del cual tomar referencias. Al creer que es la nariz auténtica, la vista percibe lo que ve como algo más natural, por lo que el cerebro se sitúa mejor y no se siente tan extraño ante las imágenes que recibe.

Una nariz puede salvarnos de náuseas innecesarias en la Realidad Virtual. ¿Qué te parece este hallazgo?

Publicaciones relacionadas

Cerrar