Una pareja no deja de recibir paquetes de Amazon sin haberlos pedido y no pueden detenerlo

Te despiertas para comenzar un nuevo día y, de repente, llaman al timbre. Es un mensajero que trae un paquete de Amazon. Extrañado, ya que no habías comprado nada, lo abres y te encuentras un cargador USB. Pasa un día, y vuelve a suceder. Pasa otro, y otra vez. Esta historia, que parece de un sketch humorístico, es la que el matrimonio Gallivan lleva viviendo desde octubre de 2017.

Kelly y Mike han recibido ya un total de 25 paquetes de Amazon desde finales del año pasado. La pareja, afincada en Boston, ha empezado a preocuparse por algo que al principio se tomó a risa. En Gizmodo cuentan cómo, asustados por lo que pueda haber tras este misterioso envío de regalos no deseados, han contactado incluso con grandes medios para dar a conocer su peculiar y extraña historia.

Todo son artículos de bajo coste y compras hechas a través de tarjetas regalo de la compañía, lo que impide averiguar información sobre quién hace los envíos. Expertos en comercio apuntan a un posible caso de estafa pensada para mejorar la posición de estos mismos productos en el catálogo del gigante de la compra-venta online. Haciendo compras y enviando los paquetes a destinos aleatorios, es posible hacer reseñas de producto verificadas, que suelen tener mucha más importancia y ayudar a dar visibilidad.

Por azares del destino, los Gallivan se han convertido en el destino preferente para esta estratagema. Aunque tampoco se descarta que todo sea una broma pesada de alguien con demasiado tiempo libre. El mayor problema viene a raíz de la imposibilidad de encontrar el foco. El matrimonio no puede hacer nada por detener el envío, y es imposible conocer al remitente dado que violaría las leyes de protección de datos y la política de Amazon.

¿Qué ocurrirá? Esperamos que el desenlace deje todo esto en una extraña anécdota.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar